Blog de ElVuelodeHermes Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Egipto, en busca de la eternidad (IV)

Y tras pasar la noche en Aswan, nos dirijimos a Abu Simbel, que aunque se encuentra a tan sólo 280 km al sur de Aswan es casi obligatorio alcanzarlo en avión.





Estas dos imágenes no son muy buenas, que digamos, ya que los cristales de el vetusto avión que nos llevó a Abu Simbel no estaban limpios y sí muy rallados, pero dan una idea de la distribución de los templos y en la segunda de ella, a la derecha se aprecia el embarcadero donde nos esperaba nuestro barco de crucero.

Que era este





Su mejor baza: la terraza de popa, donde pasaríamos la mayor parte del crucero y las charlas interminables tras las comidas



El camarote



Y empezamos la visita a Abu Simbel.
Abu Simbel

Para visitar este emblemático e indispensable rincón de Egipto debemos primero dar marcha atrás en el tiempo.

Retrocedamos al año 1274 antes de Cristo. Ramsés II decide levantar un templo, que sería excavado en una montaña, en su propio honor y en el de sus dioses protectores Ra Horakhti, Amón y Ptah. Debía impresionar en tamaño y grandeza a todo aquel que pasara por allí, demostrando la grandeza del faraón reinante, y lo disuadiera de intentar invadir el país.







Tan sólo había un error en sus cálculos. Existía un enemigo al que no podría derrotar ni disuadir, el tiempo, que con sus arenas y su inexorable paso llegó a cubrir el templo por completo hasta que desapareció bajo una gran duna de arena.

Sólo fue en 1813, cuando la luz de Ra volvió a rozar la cúspide del santuario, cuando una de las cabezas de los colosos de su entrada, el mismo Ramsés II, apareció ante los ojos del suizo Burkhardt.







Cuatro años después, despejada su entrada, pudieron entrar al templo. Cuatro enormes estatuas de 20 metros, acompañadas de estatuas menores que representan a la madre del rey, su esposa y sus hijos, guardaban el imponente acceso.

Dentro, se conservaban perfectamente, gracias a la sequedad de la arena, espectaculares frescos en color de buitres protectores, relieves que contaban las victorias militares del faraón y escenas en las que la pareja real aparece ante los dioses del Más Allá, entrando triunfantes en la eternidad.







Ocho columnas, que en realidad son la imagen del faraón, sustentaban la enorme cámara, y al tiempo custodiaban el santuario donde los cuatro dioses del templo esperaban la caricia del sol cada mañana de los días 21 de febrero (nacimiento de Ramsés) y 21 de octubre ( su coronación) de cada año, cuyos rayos entraban directamente y gracias a cálculos matemáticos para posarse sobre sus estatuas.

Y toda esta maravilla podía haber desaparecido para siempre







Demos un gran paso en el tiempo y situémonos en 1963. La presa de Aswan estaba acabada y sus aguas subían peligrosamente, amenazando no sólo Abu Simbel, sino también decenas de templos y restos arqueológicos irreemplazables.

Después de discusiones interminables, proyectos descabellados y propuestas inviables, se llegó a un plan factible: cortar el templo en grandes pedazos, moverlo a otro emplazamiento y volverlo a montar.

Después de treinta y seis siglos, Ramsés sería de nuevo glorificado con el sudor de los hombre y el ruido de las máquinas. A toda prisa y con la ayuda de 36 millones de dólares los templos se desmantelaron para volver a ser reconstruidos en una zona próxima, 65 metros más alta y unos 200 metros más alejada.







Se creó una montaña falsa formada por una cúpula, a la que se puede acceder por detrás, y luego se cubrió de roca compactada. Pieza a pieza el templo fue montado de nuevo exactamente con la misma orientación anterior, para que se siguiera produciendo el fenómeno del rayo de sol que toca a los dioses, pero debido a unos pequeños errores y los giros de la Tierra, lo haría un día más tarde.



Exactamente lo mismo ocurrió con el templo de Hathor, dedicado a la reina Nefertari, esposa de Ramsés.

Este monumento, una pequeña copia del anterior, también había estado cubierto por las arenas y cuando se excavó aparecieron ante los ojos del mundo seis enormes estatuas en su frente, representando a la pareja real y su familia.







Dentro, las columnas no engrandecen al faraón, sino a la diosa Hathor, con capiteles en forma de vaca, y los relieves son aquí más de tipo religioso. No es tan ostentoso como el de Ramsés, pero enternece el hecho de que el faraón haya construido un templo tan hermoso para recordar a su esposa.



Por la noche podemos asistir a un espectáculo de luz y sonido realmente impresionante, que logra asombrarnos por su espectacular iluminación y los fieles e interesantes comentarios sobre su historia.

Y al día siguiente iniciamos el crucero por el artificial Lago Nasser






Y digo artificial, porque cuando se mira la gran extensión de tranquilas aguas verdes y azules que nos rodea, cuesta creer que esta maravilla sea obra del hombre, que a fuerza de modificar el paisaje con la Gran Presa, sacó de la nada, como un mago de su chistera, una extensión de 5.250 km², con un largo de 510 km y un ancho de 35 km.




Como un oasis de austera belleza, el lago se ha convertido en lugar de descanso para las aves migratorias y familias enteras de gacelas, zorros y varios tipos de serpientes, como la víbora cornuda. En sus aguas nadan miles de peces, como la perca del Nilo, cocodrilos de hasta 5 metros de largo y hasta lagartos de Komodo.


Y lentamente nos acercamos a un punto en el que no pisaríamos, pero podríamos ver desde cubierta, una vez que el capitán se acercó lo suficiente.
Kasr Ibrim

El único monumento nubio que no tuvo que ser movido de su sitio, ya que estaba y está en lo alto de una colina de 70 metros, representa la versión más actualizada de una fortaleza que se remonta al 1.000 antes de Cristo, cuando los egipcios construían fortalezas de adobe a lo largo del Nilo para controlar la Baja Nubia.




En un momento de su historia llegó a albergar hasta seis templos, y uno de ellos, el de Isis, se convirtió en templo cristiano, que resistió los embates del Islam hasta bien entrado el siglo XVI, cuando fue ocupado por mercenarios bosnios ( si, bosnios) enviados por los otomanos.



Éstos se casaron con nubias y convirtieron el templo en mezquita. Recientes excavaciones han hallado valiosísimos documentos escritos que darán, una vez investigados, nueva luz sobre esta época desconocida de Egipto.




Nuestro siguiente y último destino del día ( hay que aclarar que las visitas sólo se realizan por la mañana debido al intenso e insoportable calor del desierto nubio) sería otro precioso y diminuto templo.

Templo de Amada

El templo más antiguo de los que se conservan en el Lago Nasser sólo tuvieron que moverlo apenas dos kilómetros desde su emplazamiento original, fue dedicado desde su fundación a Amón Ra, pero de manera velada, pretende, de nuevo impresionar a los posibles invasores de Egipto y disuadirlos de conquistar la tierra del faraón, ya que varios reyes se dedicaron a dejar bien claras en estelas, inscripciones y relieves del templo sus habilidades bélicas y su facilidad para vencer a cualquier enemigo que osara adentrarse en sus dominios.









Así encontramos escenas de la fracasada invasión libia durante el gobierno de Merneptah, la tortura y muerte de los palestinos a manos de Amenhotep II.





Y nos dirigimos al barco a disfrutar de los espectaculares atardeceres del Lago Nasser.







Al día siguiente visitamos otro templo, éste un poco más impactante.

Wadi as-Sabua








Al igual que el resto de los templos que se situaban en lo que ahora son tierras sumergidas, éstos de Wadi as-Sabua se movieron 4 kilómetros al oeste para poder salvarlos de la inundación inminente. Su nombre significa Valle de los Leones, en honor a las 10 esfinges que había frente al templo de Ramsés II.







Llaman mucho la atención, a la entrada del templo, los restos de varias estatuas semienterradas del gran Ramsés, como piezas de una historia que se resiste a ser olvidada.





Más adelante, y como es costumbre, el pilón del templo nos muestra las victorias de Ramsés para mayor gloria de Amón y propia.




Un patio guardado por 10 estatuas del faraón dan paso a los santuarios propiamente dichos, que en un momento de furia cristiana fueron vandálicamente privados de sus relieves y sus paredes usadas como base para pinturas de temática cristiana, por lo que no es raro ver enfrentados en una de ellas al gran Ramsés y a San Pedro.



Nuestra siguiente parada será el templo de Dakka, cuyo constructor no fue Ramsés sino el faraón nubio Arkamani, y embellecido por emperadores romanos de la talla de Augusto y Tiberio.





Desde un principio estuvo consagrado al dios de la sabiduría Tot y destaca por su pilón de 12 metros de altura, al qe hace unos años se podía subir para poder admirar las vistas del lago.







Kalabsha

Nuestra carrera final para poder admirar y visitar los templos que quedan en pie a las orillas del Lago Nasser, nos lleva a una parada obligada, el templo de Kalabsha.





Este impresionante santuario mezcla los dioses egipcios con los nubios, ya que está dedicado a Horus- Mandulis, en un caso de sincretismo que por aquella época ya empezaba a practicar los romanos con los griegos, en un intento de absorber creencias y ponerse bajo la protección de dioses hasta ese momento desconocidos.





Cuando llegó el cristianismo y después de años de abandono, el templo se usó como iglesia, para ser abandonado de nuevo hasta que tuvo que ser cortado en 13.000 bloques para ser trasladado a 50 kms de su emplazamiento original y de esta manera no condenarlo a desaparecer bajo las aguas.








Curiosamente, le falta el pilón occidental, ya que se regaló a Alemania por su aportación para el desplazamiento y reconstrucción, por lo que ahora podemos verlo en el Museo de Berlín.
Cerca del templo encontramos el curioso quiosco de Kertassi, con dos columnas que representan a la diosa Hathor y cuatro con intrincados capiteles y una pequeña muestra de rocas con pinturas y tallas prehistóricas que se salvaron junto a los templos





Desembarcamos definitivamente del crucero del Lago Nasser y volamos hasta El Cairo...

Fuente: este post proviene de Blog de ElVuelodeHermes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Sitios turisticos Templo de Luxor Templo de Luxor egipto ...

Templo De Luxor. La Magia De Egipto En Un Solo Lugar

Egipto siempre ha representado una parte importante de la historia de la humanidad y sus magníficas construcciones forman parte del encanto. Entre estas, el Templo de Luxor es sin duda uno de los lugares más emblemáticos para estudiar esta civilización. Los templos egipcios son una puerta al pasado. Una inmensidad cultural dispuesta para que podamos ahora comprender las creencias y costumbres de e ...

general abu simbel antiguo egipto ...

El templo (Speo) de Ramsés II

Introducción histórica Ramsés II es uno de los faraones más célebres de Egipto. Fue el tercer faraón de la Dinastía XIX de Egipto. Su reinado comprendió desde 1279 a. C., hasta 1213 a. C., es decir, gobernó durante 66 años. Es uno de los faraones más importantes en la historia del arte debido a la gran cantidad de vestigios encontrados (y que aún hoy se conservan) correspondientes a su reinado. ...

general abu simbel egipto ...

UNA PARTE DE EGIPTO EN SEVILLA...TEMPLO DE ABU SIMBEL

foto de José Manuel Dorado, fachada a escala del Templo de Abu Simbel ¡UNA TARDE EN EL TEMPLO DE ABU SIMBEL! Visitamos la exposición "Ramses, Rey de Reyes", Templo de Abu Simbel y Templo de Nefertari que el egipcio ?Hany Mostafa construyó durante 5 años y más de 100 visitas a los templos originales.Un lugar que me gustaría visitar alguna vez en mi vida es Egipto, me fascinan sus construc ...

Atracciones turísticas atracciones turísticas de Egipto egipto ...

Las mejores atracciones turísticas De Egipto

Egipto es un país con una historia fascinante que se remonta a los inicios de la civilización. Es también considerado como uno de los destinos turísticos de más antigüedad en la Tierra. Aquí te podrás topar con pirámides y templos impresionantes que de seguro capturarán tu imaginación; también podrás encontrar atractivos naturales y desérticos paisajes fuera de lo común. Aunque la mayoría de los t ...

general escapadas experiencias ...

Un paseo por el más allá, en Egipto

Contenido original en Vivir en el Mundo Egipto es un país situado en Oriente Próximo, en el nordeste de África, cuya capital es El Cairo, que junto con Alejandría, son las áreas más densamente pobladas. Esta región africana recibe al año numerosas visitas, es un destino turístico de los más populares del mundo, en parte, debido su civilización antigua y a la historia que albergan sus impresionante ...

general china arquitectura ...

Los mejores templos budistas en China

Contenido original en Vivir en el Mundo China es un país repleto de maravillosos lugares para conocer, desde sus paisajes naturales hasta sus templos y construcciones monumentales. Decididos a aprovechar al máximo nuestro tiempo en el gigante asiático hemos recopilado algunos de los mejores templos budistas que puedes conocer al viajar por China. Templo Famen Este templo ubicado en el poblado de F ...

Civilizaciones Pasadas

Encontraron una estatua de Ramsés II de 26 pies de altura

Una estatua del Faraón más famoso de Egipto ha sido desenterrada bajo una urbanización en El Cairo. Las imágenes son increíbles. El imponente tributo a Ramsés el Grande, el gobernante más poderoso del antiguo Egipto, fue descubierto bajo un foso fangoso, encajonado entre dos bloques de torres. En el barrio de Matariyyyah, al noreste de El Cairo, se han eliminado las aguas residuales y la suciedad ...

Egipto, en busca de la eternidad (II)

No dejamos de sorprendernos con la habilidad comerciante de los egipcios... Templo de Edfu Parada obligada para todos los cruceros que surcan el Nilo, Edfu es el templo egipcio que mejor conserva y uno de los últimos a gran escala. Desde tiempo inmemorial el lugar había sido centro de culto del dios halcón Horus, por lo que Ptolomeo III, simplemente amplió el pequeño santuario y lo engrandeció ...

Egipto, en busca de la eternidad (III)

El Templo de Isis de Philae. La isla de Agilkia y su fabuloso templo llevan atrayendo peregrinos desde hace miles de años. Y eso que sus ruinas estuvieron a punto de desaparecer, ya que durante seis meses al año las crecidas aguas del embalse creado por la vieja presa de Asuán anegaban el templo ( que en aquel momento se encontraba en una llanura cerca del río) y los visitantes podían pasar con su ...

Asia India Países ...

Khajuraho: recorre los Templos del Kamasutra en India

por Ishtar Khajuraho te sorprenderá por sus templos y esculturas de piedra con cientos de posturas del Kamasutra. Templos hinduistas de extremada belleza y esculpidos con delicadeza. Parece una contradicción en la cultura india, donde ciertos temas parecen tabú. Recuerdo ir con nuestra compañera india, que ni siquiera se atrevía a mirar las figuras. Tan mona ella. Otros sí que son más animados, je ...