comunidades

Y llegó Septiembre...



Hasta que de repente, llegó Septiembre.

Sí, ese mes en el que vuelves a la rutina, te planteas apuntarte al gimnasio, hacer un curso de macramé y quizás, reúnas fuerzas suficientes para comenzar algún que otro coleccionable.
Un mes en el que harás un repaso de tus vacaciones recientes, analizando lo mucho que has aprovechado el verano o, quizás, el número de verbenas que has disfrutado este pasado verano.

Y aquí me encuentro, tras un parón en donde apenas pude leer varias novelas, escribir una historia o viajar todo lo que pude; pero que pude vivir al máximo.


Pues de eso se trataba, ¿no? Sin embargo, los brazos de mi querido Septiembre se habían aproximado durante el mes de agosto y continuaron, lentamente, pero con paso decidido, hasta el día 1 de Septiembre.
¿Por qué? ¿Por qué ocurre año tras año lo mismo? A veces he intentado mirar con distintos ojos (me he puesto gafas de sol) para ver si se paralizaba, pero seguía y seguía avanzando sin cesar; otras veces me encogía debajo de mi cama, gritando para mis adentros "que no llegue, que no llegue", pero siempre llegaba; y otras, no abría mi agenda para que no tener tanto trauma.

Es increíble, como día tras día, mes tras mes, el tiempo sigue sin detenerse y apenas da tiempo a hacer absolutamente nada (o bueno, todo lo que uno quiere hacer o tiene planificado).

Así que llegó mi terrorífico Septiembre.

Mi perra seguía disfrutando de sus vacaciones en el pueblo, con una actividad física forzosa de 30 minutos y con pocas ganas de cambiar a corto plazo su placentera vida tranquila.

La hermanísima seguía con sus proyecto a lo "Brikomanía" (Ver https://elmundodecristinita.blogspot.com/2010/04/hawaii-5.html).

Mi hermanísimo se encontraba descubriendo un nuevo manual de supervivencia (ver https://elmundodecristinita.blogspot.com/2012/01/los-personajes-javierito-multifuncion.html)

Y la matriarca de la familia, analizando los múltiples cursos que ofertaban para este nuevo curso académico 2018/2019, los centros sociales de mi localidad (un día escribiré sobre ese apasionante mundo del jubilado).Mientras, en mi caso, decidí dejar la terapia que estaba realizando con mi mejor amiga (sí, esa amiga que te manda cuatro audios de 20 minutos y a la que puedes enviar tu monólogo interior para que te lo analice de forma exhaustiva, analizando los pros y los contras), para enfrentarme a la realidad, "Septiembre, había llegado".

Fuente: este post proviene de Blog de CristinitaL, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Mi nueva amiga: La No- Motivación

Mi nueva amiga: La No- Motivación Cuando comencé hace varios con la oposición, nadie me había hablado del Síndrome del opositor: Primero, estás emocionad@, tienes todo el espacio disponible en tu es ...

Preparando oposiciones...

Diario de: preparando oposiciones... Como algun@s ya sabéis llevo ya unos añitos en el mundo de las oposiciones, concretamente en las de Educación, y aunque parece que la cosa va empezando a dar sus f ...

Recomendamos