Blog de javierprietogallego Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Visitar el Sabinar de Calatañazor (Soria), un bosque de la prehistoria

Reserva natural de El Sabinar de Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego


La tozudez hecha árbol

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Si hay algo más terco que una mula seguro que es una sabina albar. Solo así se explica que vivan donde viven y que, además, lleguen a alcanzar edades de cuento. Me refiero, en concreto, a la especie Juniperus thurifera, una joya botánica a la que no suele darse mucho lustre pero que tiene, sin embargo, maneras -y maderas- de superhéroe.

Entre estas están, por ejemplo, su capacidad para sobrevivir en zonas de una dureza climática como las que se gasta en los páramos y serranías del noroeste soriano, con inviernos crudos y secos y veranos más crudos y secos aún, y en los que las enormes diferencias de temperatura entre la noche y el día, con heladas contundentes y achicharres diurnos, se vuelven imposibles para cualquier otra especie arbórea de las, digamos, normales. Entre los “trucos” de la sabina para conseguirlo está haber reducido al máximo la evaporación en todos sus órganos. Donde otros árboles tienen hojas amplias y planas desarrolladas para captar luz, verdes y frescas en verano, la sabina tiene hojas aciculares con escamas, recubiertas por una cutícula que las protege de heladas y calores extremos. Un traje perenne a medida para reducir al mínimo los impactos de la temperatura y las sequías.

Sabinas milenarias. Reserva natural de El Sabinar de Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Sabinas milenarias. Reserva natural de El Sabinar de Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego


Pero es que, además, los suelos en los que acostumbra a prosperar la sabina suelen ser los más duros y pedregosos, sustratos calizos sin apenas cobertura orgánica y tan faltos de nutrientes que, de no ser, por ellas, aparecerían más pelados que un campo de tierra batida. Otro de los “trucos” de la sabina es haber desarrollado un sistema de raíces potente y capaz de alargarse hasta donde sea necesario para encontrar el agua y la comida. Así, con estas armas, más la sabiduría de haber adaptado su metabolismo a un ritmo de crecimiento tan lento y prehistórico como el de una tortuga, han conseguido prosperar -adaptarse al medio, se dice ahora- en territorios en los que otras especies hace toneladas de tiempo que tiraron la toalla.

Dicen las guías que lo habitual es encontrarla en extensiones poco densas y que su porte no acostumbra a pasar de los 14 metros de altura con 4 metros de diámetro troncal. Los botánicos la consideran una especie relicta, un fósil vivo, una superviviente que ha llegado hasta nuestros días desde la Era Terciaria, en la que aprendió a colonizar los territorios calizos, secos y desnudos que emergieron de los fondos marinos para convertirse en páramos pedregosos y serranías descarnadas.

El Sabinar de Calatañazor es el de mayor densidad en el mundo

Sabiendo todo esto, hasta el más humilde brote de Juniperus thurifera debería volverse objeto de veneración. Así que nos quedamos sin palabras al pasear entre ejemplares a los que se echan entre 200 y 400 años de edad con envergaduras de hasta 20 metros de altura y 8 de diámetro en el tronco. Y mucho más al descubrir que la verdadera excepcionalidad del Sabinar de Calatañazor estriba en su densidad. Cuando lo habitual es encontrar entre 15 y 30 sabinas por hectárea, en el Sabinar de Calatañazor se dan entre 150 y 210 árboles por hectárea. Un hecho que lo convierte en el sabinar de mayor densidad del mundo. Algo que por otra parte, nos viene a hablar de la rareza y valor de una especie que apenas puede encontrarse ya distribuida por algunos puntos del interior de la Península Ibérica, sur de Francia y norte de África.

En la dehesa de Carrillo se localiza uno de los sabinares más densos, extensos y longevos de toda la Península. Reserva natural de El Sabinar de Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
En la dehesa de Carrillo se localiza uno de los sabinares más densos, extensos y longevos de toda la Península. Reserva natural de El Sabinar de Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
La explicación de tanto árbol mastodóntico en un rellano de la Sierra de Cabrejas, a medio camino entre Calatañazor y la insondable Fuentona de Muriel, estriba en el uso ancestral como dehesa de las 30 hectáreas que viene a ocupar el espacio protegido. Un uso ganadero, de pastoreo vacuno, sobre todo, que ha favorecido el enriquecimiento del suelo mediante la acumulación de estiércol, al tiempo que el ramoneo impedía el crecimiento de cualquier otro tipo de vegetación, siempre mucho más apetecible para el ganado que las duras hojas de sabina. Mucho ha ayudado también la ubicación del sabinar al pie de una ladera en la que descarga un acuífero, así como la regulación comunal desde antiguo en la corta y uso de maderas. Acostumbradas a las condiciones de vida más que espartanas de las sabinas del páramo, las del Sabinar de Calatañazor debieron de sentirse con más energía y ganas de vivir que los jubilados noruegos en las playas de Benidorm.

Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego


El paseo

Entre las diferentes maneras de acercarse a disfrutar de este oasis de gigantes tal vez la más recomendable sea hacerlo a pie. Y mucho mejor si arrancamos el paseo en la vecina localidad de Calatañazor. Podemos sumar así a la experiencia el descubrimiento minucioso de una de las villas medievales con mejor estampa de la provincia de Soria. El garbeo por sus calles es un viaje en el tiempo, no tan lejano como al que llevan las primigenias sabinas, pero próximo aquel en el que se dice que “En Calatañazor perdió Almanzor su tambor”. En el fondo, aquí también puede disfrutarse del milagro de la supervivencia de una arquitectura tradicional que en otros muchos lugares ya ha desaparecido por completo.

Arquitectura tradicional en la calle Real de Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Arquitectura tradicional en la calle Real de Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego


Así resuena, a otros tiempos, el empedrado de sus calles, las puertas de cuarterón y herrajes trabajados, las fachadas de piedra y adobes con encestados de ramas y revestimientos de barro, o los viejos soportales de la calle Real. Todo ello tejido y sostenido por añejos vigámenes de enebro o sabina. Habituados a resistir lo que haga falta en el páramo, aquí son capaces de sujetar hasta las casas más maltrechas. Sobre los tejados de teja roja campean aún en muchos las chimeneas cónicas típicas de las comarcas pinariegas. Una estampa tan medieval que, dice Avelino Hernández en su guía de Soria, a Orson Welles le bastó retirar unos cables para rodar en estas calles sus “Campanadas a media noche”. Era 1965.

Al final de esa cinematográfica calle Real quedan el rollo de justicia, las ruinas de su viejo castillo y los restos de una muralla que reforzaba las defensas de la población allá donde la carencia de cantiles la hacían más accesible. Dicen que al pueblo el nombre le viene del árabe “qal`at an-nuhur”: castillo de las águilas. Y así, a vista de águila o de buitre leonado, que también abundan, se ve desde la proa de Calatañazor el Valle de la Sangre, la extensión de campos ondulados en uno de cuyos costados prospera el sabinar de las sabinas gigantes.

Tras visitar la taberna de Almanzor y la iglesia de Santa María y su museo parroquial, en el orden que pida el cuerpo, claro, puede ser ya buen momento para localizar, junto al aparcamiento de la entrada del pueblo, el arranque del sendero señalizado PR-O-3. La Ruta de las Sabinas enlaza, en 30 km, las localidades de Calatañazor y Ucero. Pero su primera parada es, a tres kilómetros del inicio, el Sabinar de Calatañazor.

Sabinas de la Reserva natural de El Sabinar de Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Sabinas de la Reserva natural de El Sabinar de Calatañazor. Soria. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego


MÁS INFORMACIÓN. Reserva Natural ‘Sabinar de Calatañazor’. Palacio deSanta Coloma. Muriel de la Fuente. Tel.: 975 188 162.

Y DE COMER…

Pues a la vuelta del paseo hasta el sabinar igual es una buena idea darse al pequeño homenaje de degustar una buena ración de los “Torreznos de Soria” de los que se sirven en los restaurantes del pueblo. Esta denominación ampara la marca de garantía que certifica el origen y peculiaridades propias de un producto que, aunque pueda no parecerlo a primera vista, no es igual en todas partes. El “Torrezno de Soria”, procedente de la panceta del cerdo, se caracteriza por una dorada y crujiente corteza a la que acompaña un tierno magro y tocino. Puede encontrarse preparado de muy diversas maneras: en tiras, cortado en dados, en virutas, a la plancha, en barbacoa, confitado o como acompañamiento de otros platos.


MÁS INFORMACIÓN. Esta propuesta anima a recorrer los tres primeros kilómetros de la conocida como Ruta de las Sabinas, el sendero señalizado PR-O-3, entre Calatañazor y el Sabinar de Calatañazor. Sin desnivel apreciable puede recorrerse en unos 30 minutos. Perfecto para hacer con niños.

Descarga aquí el track para GPS

Powered by Wikiloc


DÓNDE DORMIR

reserva-online.jpg


¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias! (esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).

Booking.com


Source: Siempre de paso

Fuente: este post proviene de Blog de javierprietogallego, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Castilla y León Espacio natural Leyendas ...

UN VIAJE A LA LAGUNA NEGRA (Soria)

La Laguna Negra, el hechizo insondable de los Picos de Urbión Ecos de Machado en la Laguna Negra de Soria © Texto, vídeo y fotografías: Javier Prieto Gallego Tan insondable como la maldad de los hombres. Así pintó la leyenda las aguas heladas de la Laguna Negra soriana. Y así lo dejó escrito el poeta Busca el enlace de descarga al final del texto. sevillano Antonio Machado, que conoció el lugar e ...

Castilla y León Castillos Con niños ...

El castillo de Fuensaldaña abre sus puertas como un nuevo centro de interpretación (Valladolid)

Texto, vídeo y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Centro de interpretación “Castillo de castillos”. Castillo de Fuensaldaña, Valladolid. Tras una profunda rehabilitación interior, que ha dirigido el arquitecto Roberto Valle, el castillo de Fuensaldaña (Valladolid) ha reabierto sus puertas este pasado fin de semana convertido en un nuevo centro de interpretación cuyo cometido prin ...

burgos castilla y león historia ...

El viaje por Castilla de la princesa Cristina de Noruega

El viaje de la princesa vikinga Soria, Burgos, Palencia o Valladolid recuerdan el paso de Cristina de Noruega, enterrada en Covarrubias © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Hace mucho mucho tiempo, cuando aún se recordaban en el norte peninsular las embestidas vikingas que no dejaban títere con cabeza hasta el punto de que incluso era necesario esconder los restos del apóstol Santi ...

Castilla y León Senderismo Soria

Un recorrido por el GR-86 en Soria

Peregrino en Soria El GR-86 ofrece 933 km de caminos señalizados © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO No hace falta que sea Año Santo ni tener pecados que penar para sentirse como un peregrino, con la mochila al hombro y el mundo por delante en busca del encuentro con uno mismo. Existen otras muchas formas de realizar ese viaje al interior que tan pegado se queda al alma. Una de ellas, si ...

Árboles monumentales Castilla y León Espacio natural ...

Ruta 20: Los Abuelos del Bosque (Soria)

20 paseos fáciles por rincones naturales de Castilla y León Un coleccionable de Javier Prieto Gallego elaborado para EL NORTE DE CASTILLA Sobre las laderas meridionales de la Sierra de Urbión se extiende un mar de pinos silvestres tan extenso que puede parecer casi casi infinito. Es, de hecho, en su prolongación por las vecinas sierras de la Demanda y Neila, una de las manchas forestales más exten ...

andalucía espacio natural otoño ...

Siete paradas imprescindibles en un viaje al Cabo de Gata (Almería)

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Huellas en la arena. Playa de Los Genoveses. Chumberas. Cabo de Gata. Almería. Andalucía. España.© Javier Prieto Gallego 01 LAS ALOMADERAS. Arrancamos el viaje en las proximidades de Retamar, a la puerta de los límites del parque natural. Comenzamos a percibir un cambio en el paisaje sobre todo al llegar al Centro de visitantes de Las Alo ...

Castilla y León Historia Rutas de fin de semana ...

QUÉ VER EN ÁGREDA (Soria)

Aires de Alhambra a los pies del Moncayo Ágreda conserva las huellas de la dominación árabe © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Algo tienen que tener los vientos del Moncayo para que sus rebufos gélidos curen por igual embutidos, bacalao, tuberculosis y arrebatos místicos. O para que mil años después de rendida, la localidad de Ágreda siga manteniendo, tan fresca, la impronta musulmana ...

Castilla y León Espacio natural Mis publicaciones ...

Ruta 3: Sendero de los Reales Sitios (Segovia)

20 paseos fáciles por entornos naturales de Castilla y León Un colecionable de Javier Prieto Gallego elaborado para EL NORTE DE CASTILLA El rey Carlos III impulsó una auténtica senda de pescadores de uso regio con unas obras que se llevaron a cabo entre 1767 y 1769 a lo largo de los primeros kilómetros del río Valsaín -o Eresma- entre su nacimiento y el actual embalse segoviano de Pontón Alto. Sus ...

castilla y león con niños fáciles ...

Un paseo por la Vía Bardaya (León)

Paisaje de corales y carbón Paseo a pie por el sendero señalizado de la Vía Bardaya, en León Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Algunas veces el asombro es de tal calibre que ni palpando llega uno a creerse lo que tiene ante las narices. O bajo los pies. Así sucede en uno de los rincones por los que discurre este paseo de riberas y minas fantasmales. De hecho, si no es por el panel expli ...

Fotos de archivo Publicaciones Revista Hola ...

Especial ¡Hola! viajes 2019 y revista Grandes Espacios

Texto y fotos: Javier Prieto Gallego Los últimos meses han sido para mí de bastante trabajo y aquí se ve algo del resultado. Una de mis fotografías sobre el Canal en la revista Grandes Espacios Javier Prieto Gallego Por un lado, ya se puede encontrar en los quioscos el especial de viajes que la revista ¡Hola! saca puntualmente al finalizar el año, dedicado a proponer 52 escapadas por España, una ...