La valoración media de 1 personas es: Excelente

Martes de relato.

Un relato de martes.

Hola a todos y bienvenidos un martes más!!!!! ¿Qué tal ha empezado la semana? Yo sigo cansada por haber estado pachucha pero muy animada y he ido contestando los comentarios, aunque me centré en los del post de ayer, y he podido visitar bastantes blogs.

Hoy me he animado con un relato. Ya sabéis que me cuesta mucho publicar mis relatos, pero alguna que otra vez me animo y me apeteció rescatar este que es de los primeros que escribí hace muchos años, y aunque no me parece muy bueno me recuerda unos tiempos geniales.

Y sin más rollo vamos con una historia de amor.


EN LA INMENSIDAD DEL MAR.

Rafael yace en una cama orientada hacia el suroeste, con su ventana mirando al mar. Desde allí tumbado apenas puede otear la inmensidad del Océano, pero solo con ver un resquicio se conforma, pues él mejor que nadie sabe los secretos que allí se esconden.

Hoy está esperando a su sobrina Nuria. Sabe que la hora de su despedida está cercana y no quiere morir sin contar su secreto, y ella es la única persona en el mundo que tiene suficiente imaginación para entenderlo. Cuando el sol ya comienza a declinar Nuria llega a la habitación de Rafael y sin saber muy bien por qué, se siente sobrecogida. Tal vez se deba a la cercana presencia de la muerte, o simplemente a la sensación de soledad que percibe en la habitación. Al acercarse a saludar a su tío este le ruega que se siente a su lado y le escuche con atención.

Mi historia comienza hace más de sesenta años, cuando yo era un mozo joven y fuerte. Vivía en esta misma casa y contemplaba el mismo Océano desde mi ventana, y tal vez por eso siempre sentí que una parte de mi estaba allí.

Por aquel entonces yo era tan tímido que no me atrevía a hablar con nadie, y apenas tenía amigos. Desde muy niño pasaba todos mis momentos libres en el agua, había aprendido a bucear y podía sumergirme en la inmensidad de este hermoso mar sin más ayuda que unas aletas y un tubo para respirar. En aquel tiempo era lo que había.




Lo que verdaderamente quiero contarte ocurrió una tarde de verano. Era un día soleado y decidí coger mi barca de pesca para bucear. Aún no sé como lo hice pero lo cierto es que me despisté un poco y fui a dar a una zona que no conocía; allí las aguas eran aún más cristalinas y el sol brillaba más intensamente, así que anclé mi barca y empecé a bucear.




Apenas llevaba unos minutos cuando sentí una presencia a mis espaldas. Pensé que sería algún pez extraño y me giré despacio para no asustarlo, pero no vi ningún pez, si no una enorme cola de plateadas escamas desaparecer entre los corales. Intrigado empecé a perseguir a lo que fuere que había visto, pero no daba señales de vida.




Tras una larga búsqueda, y cuando estaba ya a punto de desistir vi una forma desconocida en una cueva que estaba oculta entre los corales y los pececillos de colores. Cuando me acerqué lo suficiente me quedé sin palabras, nunca en mi vida había visto una cosa así, ni siquiera había soñado con una cosa así.




Ante mis ojos tenía el más bello ejemplar de sirena que pudiera imaginar. Sus cabellos eran tan sedosos que no parecía que estuviesen mojados, y sus ojos brillaban tanto que apenas podía sostenerle la mirada. Su cola tenía el plateado más intenso que pueda describir, pero lo que más me impresionó fue que no parecía asustada. No huía de mí, simplemente me miraba, y de vez en cuando sonreía. Como ya llevaba demasiado tiempo en el agua tuve que salir a la superficie para poder respirar y cuando por fin había recuperado el resuello volví a sumergirme, pero por más que busqué no pude encontrarla. Busqué y busqué hasta que la noche pintó el cielo de negro y las estrellas me guiaron de nuevo a casa.




Los días siguientes volví a buscarla pero no era capaz de encontrarla. Ya casi había perdido la esperanza cuando, de nuevo por casualidad, la vi. Estaba escondida detrás de unas anémonas y me miraba con curiosidad. Cuando ya no pude aguantar más y subí a respirar sentí con sorpresa que me seguía. Una vez en la superficie ella emergió de las aguas llenando todo mi mundo de gotitas plateadas. Para sorprenderme todavía más, me miró con sus brillantes ojos y me habló.

Hola, me llamo Lira. ¿Por qué respiras con ese extraño objeto? ─Preguntó sin presentarse, saludar ni dedicarme ninguno de los signos de cortesía usados por entonces.

Porque si no me ahogaría ─contesté perplejo y sin pensar en realidad lo que decía ¿Vives aquí tú sola?

No, vivo con mis padres, mis seis hermanos, mis abuelos y mucha más familia, pero ellos jamás van al lugar donde te conocí. Nosotros vivimos en lugar que está mucho más profundo.─Explicó con absoluta naturalidad.




Ese día estuvimos hablando hasta que anocheció, y antes de irme le prometí a Lira que al día siguiente iría a verla.




Cuando la mañana siguiente fui al lugar donde nos habíamos conocido percibí un destello de plata y supe que me estaba esperando. Poco a poco empezamos a conocernos, y un día nos dimos cuenta de que estábamos hechos el uno para el otro.




Pero nuestro amor era imposible, yo no aguantaba demasiado tiempo dentro del agua y ella tampoco podía estar mucho tiempo fuera, pero aún así quisimos intentarlo así que nuestros encuentros eran todo el tiempo de arriba para abajo en la inmensidad del Océano.




Al llegar el invierno la cosa se complicó más. En aquellos tiempos no había trajes de neopreno ni de ningún material que sirviera para protegerme un poco del frío, pero yo me sumergía igual para estar con ella. Aquello era amor, superar cualquier dificultad para estar con alguien.




Los meses fueron pasando y tras los meses los años. Yo poco a poco había dejado de relacionarme con los demás, excepto en mis horas de trabajo o con mi familia muy directa. Todo mi tiempo libre lo dedicaba a estar con ella y todos mis ahorros los invertía en modernos sistemas que me permitieran pasar más tiempo bajo el agua. A pesar de las inconveniencias que teníamos para vernos éramos intensamente felices.




Pero Lira tenía un secreto que no había sido capaz de revelarme; le había faltado valor. Yo me di cuenta el día que supe que no podría conocer a su familia porque era imposible para mi descender al lugar donde vivían. Decepcionado quise saber porqué no subían ellos a verme y le pregunte si sus padres eran muy mayores, y ella, con un hilo de voz me dijo que no mucho, tenían 300 años.



Completamente aturdido comprendí que Lira era inmortal. Pero lo más duro para mí no era eso, lo más duro era que mientras yo me marchitaba cada día ella seguía resplandeciendo entre cristales de plata.

A medida que avanzaban los años yo podía estar más tiempo con ella porque tenía botellas de un oxígeno nuevo y otros modernos artilugios que me regalaban mágicos instantes a su lado.




Pero Lira y yo sabíamos que mi tiempo se acababa, dentro de poco yo no podría ir a su lado y ella no podía salir del agua para estar conmigo.




Nuestros últimos instantes juntos fueron tan tristes que ni siquiera quiero recordarlos. Prefiero quedarme con lo bueno, con todos esos años que compartimos en la inmensidad del mar.




Ella me juró que cada día, justo antes de la puesta de sol emergería de las aguas y daría un gran salto en el aire para que yo la viera. Esa visión borrosa que espero cada tarde es lo que me mantiene con vida, pero ahora que ya sabes mi secreto, y que el nombre de Lira no morirá conmigo siento que ya puedo irme. Estoy muy cansado pero lo peor de todo es que no puedo esperar que ella se reúna conmigo algún día porque sé que nunca morirá.




Cuando el anciano terminó de hablar tenía los ojos humedecidos por las lágrimas, y su sobrina apenas podía articular palabra pues estaba sobrecogida por la emoción.

En silencio miraron por la ventana, y allá a lo lejos vieron un surtido de reflejos plateados que poco a poco iba tomando forma de sirena. Agitó los brazos en el aire y súbitamente desapareció.

********

Bueno, pues hasta aquí el relato de hoy. Tiene mucho tiempo y no lo he corregido porque me gusta más dejarlo así, con sus imperfecciones pero auténtico.

Muchísimas gracias por leerme y nos vemos mañana con algún truquito. Un beso enorme para todos y estoy deseando leer los comentarios, ya sabéis que me encantan las opiniones sinceras y las críticas constructivas así que decidme lo que pensáis sin miedo que me encantará saberlo.

Un beso enorme y hasta mañana.

Fuente: este post proviene de Pequeños trucos para sobrevivir a la crisis , donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Relato.

Recomendamos

Relacionado

literatura relato.

Relato

Lunes de relato; Raíces. Hola a todos y bienvenidos una semana más. ¿Qué tal ha ido el finde? Yo estoy contenta, ha sido de reuniones familiares y de encuentros, desde el viernes hasta hoy, y el jueves retomaremos las comidas en familia. Hoy vengo con uno de mis relatos. Ya sabéis que me da muchísima vergüenza compartirlos y lo paso fatal, pero de vez en cuando me animo, así que ya que me ha entra ...

arte literatura relato.

Relato

Un relato de martes. Hola a todos y bienvenidos. Ya os había comentado que mi intención es intentar publicar cada día de esta semana y la siguiente porque luego en Navidad no sé aún lo que haré. Hoy me atrevo a poner un relato, que ya sabéis que me da mucha vergüenza compartir mis escritos. Este en concreto lo había escrito para un certamen de relato de misterio, y tenían que ser relatos cortos, h ...

Navidad Relato Navidad

Relato de Navidad

Relato navideño Buenos días. Ya tenemos aquí la Nochebuena, un momento lleno de magia y en que nos vamos a reunir todos. Hoy vengo con un relato navideño para los que tengáis tiempo, que sé que es muy mal día. Sabéis que me cuesta compartir los relatos, pero en Navidad todo es posible. Y sin más rollo empezamos. EL BRILLO DE LA CIUDAD Los blancos c ...

Relatos

Relato: Huir de la pesadilla

Relato: Huir de la pesadilla Hace tiempo escribe esto, me faltaba el final, hoy he intentado acabarlo, espero que os guste. En relatos que he publicado anteriormente, hubo gente que me pidió que los continuara, los miraré y lo haré pero darme tiempo. Una noche cerrada donde solo el viento rompía el silencio, me abrigue y salí hacia casa de Eric, para ello debía cruzar el bosque. El bosque desde b ...

general historias. jack el destripador ...

Hoy quiero compartir; un relato.

Hoy quiero compartir; un relato. Hola, ya estamos a martes, y a pesar del frío, las ciclogénesis y la nieve aquí estamos, pasando un invierno que vuela, a pesar de todo vuela. La verdad es que llevo una temporada en la que me cuesta un poco más actualizar y para hoy no tenía ningún post preparado, así que se me ocurrió poner un relato mío, uno distinto del de el otro día, menos triste y de otro es ...

general proyecto intensional

La felicidad, ese relato.

Dos meses cumplidos de intensionalidad. Un logro. Aunque no sea el proceso prolijo y organizado descrito por las revistas sobre salud y bienestar, en definitiva es un proceso productivo. En apenas ocho semanas logré avances impensandos respecto a la forma en la cual me planteo desafíos y respondo a ellos. Desafortunadamente, sigo en el proceso de permanecer atenta y lúcida a la forma en que se ex ...

literatura navidad relato.

Un relato de Navidad.

Un relato Navideño. Hola a todos y bienvenidos un lunes más tras un fin de semana de lo más intenso. Además de las elecciones, realmente decisivas e importantes, en mi comunidad hemos sufrido una terrible oleada de incendios provocados, más de cien, lo que ha sido devastador para muchísimas personas y animales. No quiero entristecer a nadie pero no podía dejar de decirlo, lo siento. Y sin ser más ...

general contemporánea gabriel garcía márquez ...

Relato de un naufrago

El segundo libro fue Relato de un naufrago de Gabriel García Márquez y aquí os dejo una pequeña ficha: Título: Relato de un naufrago Autor/a: Gabriel García Márquez Editorial: DeBolsillo Año edición: 2014 Año publicación: 1970 ISBN: 9788490323762 Páginas: 176 páginas Subgénero: Contemporánea, viajes Gabriel José de la Concordia García Márquez (Aracataca, 6 de marzo de 1927 ? México, D. F., 17 de ...

música y lectura

RELATO: ¿CUANDO NOS VOLVIMOS MALOS? POR NYRA

Parece que esta sección va cogiendo color ya que estos días me han llegado varios correos para participar en ella *_* me alegra mucho que os valláis animando!! A ver si voy haciendo hueco más a menudo para subir los relatos que me van llegando ^^Recordar que si queréis que alguno de vuestros relatos aparezca aquí, solo tenéis que enviarme un correo a: relatos@esfantastico.com, con vuestros datos, ...

auto-control conciencia entretenido ...

PONTE LAS PILAS !! Un grato relato para aprender la lección.

La ciudad era muy grande para Juan que no dejaba de voltear hacia todos lados, el ruido de autos, camiones y autobuses lo aturdía, pero necesitaba llegar al banco. había recibido el mensaje de texto que le indicaba que ya tenia depositada su quincena depositada en su cuenta personal, por lo que iba al cajero automático. Mentalmente estaba haciendo sus cálculos; debía pagar la pensión, los servicio ...