comunidades

La chica que construye robots (que no sirven)

La chica que construye robots que no sirven

Creadora de máquinas que la despiertan a bofetadas, le ponen el lipstick y le sirven el cereal.

Simone Geirtz


Simone Giertz tiene 25 años, vive en un barco y es inventora. Se dedica a construir robots que la despiertan a bofetadas, le ponen el lipstick o le sirven el cereal con desastrosos resultados. Y lo hace a propósito.

 



Originalmente su intención era crear máquinas que facilitaran las actividades de la vida cotidiana; después se dio cuenta de que era mucho más divertido construir robots que lo hicieran todo mal.

 

Muchas personas piensan que soy ingeniera, pero en realidad no, dijo Giertz a Insider. Ésa es una de las cosas que quiero decirle a la gente: no necesitas estudiar ingeniería para ser inventora.

 

En su canal de YouTube, con más de 100mil suscriptores, puedes ver sus inventos (¡No te pierdas la máquina de aplausos, la de lavar dientes y la de cortar verduras!).

 

Actualmente se encuentra trabajando en una mochila-refrigerador, una casa-submarino y un escusado a prueba de sonido.

Tags:
robots

mujeres en la ciencia

ingeniería

humor

Relacionado:
10 mujeres en la ciencia

La revolución de los robots

No creerás lo que este hombre puede hacer con una máquina de escribir

Espermas robot creados en Alemania

10 mujeres mexicanas en la ciencia

4 cosas que no sabías del sexo y que la ciencia te explica

Autor contenido:
Gaby Castillo










Fuente: este post proviene de Blog de Actitudfem, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: humor

Recomendamos

Relacionado

rincondelectura sorteo libros

RDL: LA LUZ QUE NO PUEDES VER DE ANTHONY DOERR

Esta semana la reseña es para el Premio Pullitzer 2015, La Luz que no puedes ver de Anthony Doerr. SINOPSIS Un corazón puro puede brillar aun en la noche más oscura. Y en el más terrible de los tiempos. Marie-Laure vive con su padre en París, cerca del Museo de Historia Natural, donde él trabaja como responsable de sus mil cerraduras. Cuando, siendo muy niña, Marie-Laure se queda ciega, su padre ...