Relatos de tinta-e Idea guardada 2 veces
La valoración media de 5 personas es: Normal

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas.


Grupo de chonis
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro.


Choni
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el Ecce Homo de Cecilia, discretas e inadvertidas.


Maquillaje choni
En cuanto al pelo, suelen llevan extensiones, flequillo hasta las cejas y peinado liso pasado por plancha. Aman sus teléfonos móviles, les gusta el flamenquito o bacalao, posan con morritos en los selfies y cuidan con mimo y detalle nuestra lengua, sobre todo cuando escriben llevar con b. Y de las chonis... a los canis.
La ropa de un cani es inconfundible. Siempre van en chándal (Nike, Adodas o Acidas) aunque, a veces, visten con unos vaqueros ajustados enseñando esos calzoncillos llamativos. Tampoco faltan las camisetas de tirantes ajustadas para marcar musculito o, al menos, intentarlo. Nunca llevan zapatos.


Cani
Las zapatillas deportivas de muelles siempre les acompañan. En este sentido son completamente ajenos a las modas. Les encantan las gorras, las tienen de todos los colores y las usan aún cuando no hace sol. Eso sí, cuando deciden no ponérsela se engominan el pelo hasta parecerse a un erizo asustadizo. Su corte de pelo particular es el peinado "cenicero", el pelo en forma de U o cenicero.


Peinado "cenicero"
Algunos se hacen mechas de color rubio pollo, otros dibujos en el pelo como el símbolo del dólar o su nombre, y a todos les encantan los coches con altavoces hacia el exterior y las luces de neón. Collares, pulseras y anillos de oro les dan ese toque de malotes que tanto les gusta. Sin olvidarnos de las gafas de sol Carrera, esas que les tapa prácticamente la cara, de los piercings en cejas y pezones y tatuajes.


Coche de un cani
A pesar de su escasa inteligencia, las chonis y los canis han conseguido crear su propia jerga, todo un triunfo. Llaman "manooh" a su hermano, "leuriyo" a los euros y "er lloni" al chungo que les amenaza. Cuidadín con esta gente tan guay que escucha a Camela, están to locos.

Fuente: este post proviene de Relatos de tinta-e, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La alegría de la montaña

El orégano es mucho más que un condimento para la pizza. Desde hace miles de años se utiliza en remedios naturales y es esencial en la cocina mediterránea. Contiene vitaminas A, C, E y K, así como fib ...

No es No

Su séptimo disco, Emazte (Universal) no será publicado hasta el próximo 7 de febrero, pero Anne Etchegoyen (1980, Saint-Palais) acaba de lanzar No es No junto a la actriz vizcaína Itziar Ituño. Una ca ...

Tocar madera

¿Te consideras una persona con suerte? ¿La suerte se busca o se tiene? La RAE define este concepto como "el encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual". Y sí, la suert ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

welcome to paradise fho tanga ...

El 2000 y la "moda" juvenil en Asturias

Menos mal, que allá por el comienzo del año 2000, nuestras redes sociales se basaban en el messenger y el fotolog, y nuestros smartphones no tenían cámaras. No había hashtags, ni instagram, y los selfies de por aquel entonces los llevábamos a revelar a la tienda de fotos, esos los que no teníamos aún una cámara digital y tirábamos de desechables de carrete. Por que si no la documentación gráfica ...