comunidades

Charlie Says

Tras cincuenta años, vuelven a la actualidad los crímenes cometidos por la Familia, la secta liderada por el sociópata Charles Manson que se llevó la vida de Sharon Tate, esposa del célebre director polaco Roman Polanski, y varias personas más. Estos hechos son lo único que eleva el interés de la cinta, no hay más chicha que rumiar, se profundiza poco en las motivaciones, se analizan someramente los mecanismos mentales que llevaron a la comisión de actos tan horrendos, solo podemos presenciar una serie de escenas más o menos inconexas hasta la culminación de la demencia. Lo mejor, los intentos en prisión de una criminóloga por entrar en las mentes del fanatizado trío femenino que participó en las tragedias. Corrección expositiva, lo justo para mantener la atención sin ir más allá.

Puntuación @tomgut65: 5/10



Fuente: este post proviene de Cine de Patio, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Unorthodox (Miniserie)

Solamente cuatro episodios de menos de sesenta minutos componen la primera y única temporada de esta miniserie alemana de Netflix que se adentra en unas creencias y un estilo de vida desconocidos para ...

Ice Age 2: El deshielo

Si el argumento de la primera parte era simple, en esta secuela, estrenada cuatro años después, aún lo es más, ya que el único objetivo de esta simpática manada en su segunda aventura cinematográfica ...

Te quiero, imbécil

Todos los estereotipos y recursos típicos de las comedias románticas de siempre están presentes en esta película, que intenta ir más lejos que sus semejantes ofreciendo una trama de mayor trascendenci ...

Recomendamos

Relacionado

Había una vez en Hollywood: Brad Pitt el amigo matón que TODAS necesitamos

Uno de los estrenos más esperados para este fin de semana es Había una vez en Hollywood (Once upon a time in Hollywood), novena película de Quentin Tarantino que sucede entorno al drama que vivió Sharon Tate en carne propia tras ser asesinada por la secta de Charles Manson.   Tarantino tiene bien presente que el cine es un artificio. Lo supo en Kill Bill (2003) cuando nos presentó una masacre sin ...