comunidades

Te quiero, imbécil

Todos los estereotipos y recursos típicos de las comedias románticas de siempre están presentes en esta película, que intenta ir más lejos que sus semejantes ofreciendo una trama de mayor trascendencia personal e incluso mostrando escenas íntimas un poco subidas de tono. Por lo demás, sin ser un alarde de originalidad, consigue mantenerse a flote gracias al carisma, el desparpajo y la gracia innata de Quim y Natalia, cuya química en pantalla es innegable, bordando unos papeles que tienen por la mano. Ayuda mucho que su duración apenas llegue a noventa minutos, ya que el ritmo no se resiente, y aunque su núcleo central caiga en la reiteración, no se hace pesada en ningún momento.

Mi puntuación: 5/10



Fuente: este post proviene de Cine de Patio, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hermano oso

Una de las películas de animación menos populares de Disney cuyo resultado en taquilla fue muy discreto, y aún así no desmerece en absoluto al resto de clásicos de la compañía. De hecho incluso supera ...

El glorioso caos de la vida

La "dramedy", subgénero resbaladizo en el que la primeriza directora australiana Shannon Murphy se ha metido para su debut cinematográfico. Decimos resbaladizo porque abordar cuestiones trág ...

La familia que tú eliges

Nombres como Dakota Johnson, Shia LaBeouf o Bruce Dern resaltan en esta producción independiente, pero es su protagonista, un desconocido Zack Gottsagen, quien brilla por encima de todos desde el prim ...

Recomendamos