comunidades

Resin

La misantropía patologizada es como la resina: espesa, pegajosa y muy difícil de quitar, y una vez convertida en ámbar atrapa para siempre. Una alegoría presente durante toda esta película danesa, lo que podía ser el paraíso de la soledad voluntaria acaba en endogamia y superstición, y la única salida es la inocencia del ideal roussoniano -el hombre es bueno por naturaleza- que simboliza el personaje de Liv, una niña a la que sus sanos instintos obligan a rebelarse. Repleta de dureza y suciedad, coherente en su lógica interna pero excesiva en los momentos culminantes, las lecturas posibles son tantas como espectadores lleguen a verla.

Puntuación @tomgut65: 6/10



Fuente: este post proviene de Cine de Patio, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El director Jaume Balagueró deja de momento el terror para traernos este thriller de atracos con aroma patrio: el objetivo es robar el Banco de España durante el Mundial de fútbol de Sudáfrica 2010, u ...

Los aciertos que habían resucitado esta saga antediluviana en sus dos anteriores entregas han sido dilapidados en el cierre de esta segunda trilogía con elementos suficientes para ser enorme y que aca ...

Amicus Films, hostil competidora de la Hammer en el género terrorífico británico durante los 60 y 70, produjo esta cinta de cinco historias de horror "robándole" a su antagonista sus máximas ...

Recomendamos