comunidades

Resin

La misantropía patologizada es como la resina: espesa, pegajosa y muy difícil de quitar, y una vez convertida en ámbar atrapa para siempre. Una alegoría presente durante toda esta película danesa, lo que podía ser el paraíso de la soledad voluntaria acaba en endogamia y superstición, y la única salida es la inocencia del ideal roussoniano -el hombre es bueno por naturaleza- que simboliza el personaje de Liv, una niña a la que sus sanos instintos obligan a rebelarse. Repleta de dureza y suciedad, coherente en su lógica interna pero excesiva en los momentos culminantes, las lecturas posibles son tantas como espectadores lleguen a verla.

Puntuación @tomgut65: 6/10



Fuente: este post proviene de Cine de Patio, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Parecía que el cine de catástrofes era cosa del pasado pero para eso tenemos al señor Gerard Butler dispuesto a resucitar géneros añejos, y la verdad es que el resultado es simpático y resultón. Cabe ...

Lo que iba a ser una noche de pasión se convierte en una fiesta menos amena para un disc jockey que acaba en un casi entierro al que nadie la ha dado vela. De este modo, en la mansión donde tiene luga ...

Un hotel cualquiera se convierte en un pesadillesco pasaje del terror para una familia estándar durante una noche en la que los sustos se suceden sin descanso, y el horror aumenta exponencialmente con ...

Recomendamos