comunidades

Lío en los grandes almacenes

Los años, o mejor dicho las décadas, no pasan en balde, y esta película es un claro ejemplo de ello, cuyo insalvable guion goza de poca coherencia narrativa y está cargado de múltiples prejuicios de los años sesenta que es mejor obviar para disfrutarla. De este modo, lo mejor con creces son los diferentes gags que protagoniza uno de los mejores humoristas de la historia, quien hace uso de su talento facial y corporal para deslumbrar en esta comedia que funciona mejor cuando deja de lado los enredos y se centra en las peripecias físicas de su protagonista. Humor blanco e inocente ideal para pasar el rato y rememorar tiempos sencillos aunque retrógrados.

Mi puntuación: 6/10



Fuente: este post proviene de Cine de Patio, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Lydia Tár dirige y ama de la misma forma, exige y toma sin medias tintas, habituada a obtener lo que quiere, no repara en los daños que causa a los que la rodean. El director Todd Field describe el de ...

Un fulgurante prólogo de treinta minutos seguido de otros fascinantes sesenta son sin duda la mejor media parte de una película que llegado a este punto culminante toca techo para en la hora y media s ...

A principios de los años treinta del siglo XX el cine ya se había consolidado como espectáculo popular, una forma de arte para el consumo masivo en el que el fantástico era un género menor. Pero fuero ...

Recomendamos