comunidades

Las Empresas Multinacionales

Las empresas multinacionales son aquellas que no sólo trabajan en su país de origen y tienen presencia, sino que también tienen su sede en otros países. Se encuentran en más de una región (multinacional). Si bien la definición lingüística es básica, la dinámica y las operaciones de este tipo de empresas son muy complejas y merecen ser estudiadas.

Las empresas multinacionales están ampliando sus operaciones en todo el mundo, como la fabricación o la gestión, y trasladando las instalaciones industriales de un país a otro. Tienen una visión mundial de la economía y del área de su trabajo. Trabajan para el mundo entero, y los mercados, naciones, corporaciones, organizaciones, en todo el mundo son sus clientes. Concebir el planeta entero como su mercado futuro, ya que son multinacionales, y actúan y se mueven.

Es apropiado considerar la palabra multinacional como una definición del ámbito de actividad, no de la esencia de la organización. Una empresa multinacional no es una organización que se origine en muchos países, sino que existe y existe en un gran número de ellos. La Coca-Cola Company, por ejemplo, es una empresa estadounidense (es una empresa nacional de los Estados Unidos) que participa en todo el mundo (es una empresa multinacional mundial). Como no es una corporación multinacional, la Compañía Coca-Cola es una empresa estadounidense, no una empresa multinacional. Algunos estudiosos tienden a referirse a este tipo de empresa que opera en muchos países como una corporación transnacional debido a la probabilidad de error.

Multinacionales y la globalización

Con las multinacionales, la globalización va de la mano con los principales agentes del proceso de globalización son las multinacionales. La economía, la política e incluso la cultura se están extendiendo junto con su expansión por todo el mundo.
Las multinacionales están extendiendo la economía por todo el mundo y están transfiriendo sus operaciones (económicas) a otros países, de modo que no sólo el país de origen de la empresa, sino también los nuevos países en los que se ha establecido la empresa se ven afectados por las inversiones, las ganancias o las pérdidas. Cuando aterriza en Tailandia, Toyota (multinacional japonesa) influye en la economía del Japón pero también en la de Tailandia.

China o Estados Unidos. Principal socio comercial


Por otra parte, como en el fondo la política está estrechamente relacionada con la economía, las multinacionales dispersan las políticas. Los gobiernos de los países están preocupados por la economía, y no hay mayor organización económica que una multinacional mundial. En las estrategias adoptadas por los Estados y las organizaciones internacionales, también se expresa la voluntad de las empresas.

Finalmente, las multinacionales también facilitan la difusión mundial de la cultura. Son casi todas multinacionales occidentales, pero en su expansión mundial, es la cultura occidental la que triunfa. Por ejemplo, los jóvenes indonesios empiezan a vestirse como alemanes cuando una empresa como Adidas (una multinacional alemana) llega a Indonesia. Así, la forma en que se visten, la música que escuchan, los refrescos que beben y las películas que ven son las mismas en todo el mundo porque, gracias a las corporaciones multinacionales que han extendido sus productos por todo el mundo, han llegado a todos los países.

Es posible denominar a este fenómeno “globalización cultural”.
Así, podemos discernir muchos estilos dentro del proceso de globalización:

Globalización de la economía.

En la economía, la globalización se caracteriza por la incorporación de las economías locales a la economía mundial de mercado, donde los modos de producción y los movimientos de capital se configuran a escala planetaria, donde la posición de las empresas multinacionales y la libre circulación de capitales, junto con el desarrollo definitivo de una sociedad de consumo, son cada vez más importantes.

Globalización de la política.

Esta forma de globalización consiste en la creciente convergencia en una sola política mundial de diferentes políticas nacionales. Las decisiones políticas de interés mundial se promueven y difunden en todo el mundo a través de las organizaciones internacionales y bajo la presión implacable de las empresas multinacionales, con el fin de repercutir en todos los países del mundo. Si bien las políticas medioambientales (ONG), las políticas de seguridad (OTAN), las políticas culturales (UNESCO), las políticas sociales (ONU) no son sólo políticas económicas, también se han “globalizado”.

Globalización de la sociedad.

En la que las dimensiones y la presencia global se adquieren a través de la ropa, la música, la moda, las formas de comportamiento, el pensamiento, etc. Los patrones occidentales están dispersos por todo el mundo, y países como Brasil, Egipto, Malasia, Bolivia y la India los han adoptado. Hoy en día, en todos los países del mundo, se pueden ver camisetas de fútbol de equipos europeos, así como zapatillas de Nike o películas de Hollywood.
Las empresas multinacionales están muy involucradas en los tres tipos de globalización. En realidad, son ellas las que ayudan a tomar dimensiones globales en cada área de la vida cotidiana (política, cultura, economía…).

El principal conducto por el que evoluciona la globalización son las multinacionales y, a su vez, la globalización facilita el rápido crecimiento de las empresas multinacionales (es decir, que las empresas se conviertan en transnacionales o que las que ya han pasado por esta fase crezcan aún más, combinen o amplíen sus mercados con otros). Así pues, la globalización y las multinacionales van de la mano y se alimentan, fortaleciéndose mutuamente.

INTERESANTE: La globalización: La Tiranía de las Multinacionales (rebelion.org)

Pero si el crecimiento de las multinacionales es promovido por la globalización, uno podría preguntarse hasta dónde llegará la escala de estas empresas. El tamaño de las empresas está relacionado con el tamaño del sector, dijo Adam Smith. Según esta teoría, la globalización crea inmensas oportunidades para el crecimiento de las empresas y de los países en los que tienen su sede, al ampliar los mercados para las empresas, por un lado, y al aumentar la competencia, por otro.

La tan elogiada globalización, dijo José Luis Sampedro, no es más que un mecanismo a través del cual el poder pasa de los estados a las multinacionales. En efecto, son las empresas y no los gobiernos y los Estados los que toman la iniciativa y la posición de liderazgo en la economía mundial con el proceso de globalización, si bien es cierto que estos últimos tienen en sus manos los instrumentos de regulación para garantizar una sociedad (económica y socialmente) más sostenible y más justa. La globalización consiste en que el poder pase de la política a la economía al final del día.

Con demasiado poder, las multinacionales

J.K. Esto ya lo dijo Galbraith en The New Industrial State (1967), cuando dijo que las grandes empresas se convertirían en la unidad económica estratégica más poderosa y significativa del mundo. Se completó. En la historia, hemos llegado a un punto en el que encontramos corporaciones cuya escala las hace económicamente más fuertes que incluso naciones enteras. ExxonMobil, por ejemplo, tiene más capital que Malasia, Perú o Ucrania.
Esta influencia económica lleva, por la presión sobre la política, a un aumento de la autoridad en la toma de decisiones. Las multinacionales de las industrias estratégicas, aunque no directamente, suelen influir en la política a todos los niveles geográficos: local, nacional, regional y mundial. Los casos más conocidos son los de las multinacionales de las industrias del petróleo, el gas, las finanzas, la informática, etc. Grandes empresas que manejan sectores muy importantes para el crecimiento de la vida de las personas y las naciones.



INTERESANTE: Gazprom Research, la mayor multinacional rusa del mundo en el sector del gas. El negocio ha sido ampliamente criticado por su impacto indebido en las políticas de Rusia y otros estados de Europa del Este, que ha logrado aplastar cortando su suministro de gas.

En la siguiente clasificación se mezclan países y empresas, de tal manera que la propia Gazprom, por ejemplo, tiene más efectivo que Bangladesh o Iraq al comparar el producto interno bruto (PIB) y los ingresos (ganancias). Esta lista se ha elaborado con los resultados de 2011, y no es sorprendente que, de las 100 economías más grandes del mundo, 60 eran países y 40 eran empresas.

Al aumentar su poder e influencia en la economía mundial, las fusiones y alianzas entre grandes empresas les permiten expandirse hasta un tamaño enorme. Han logrado dar forma a grandes empresas mediante estas actividades que superan el volumen económico de muchas naciones y, por lo tanto, tienen más poder de decisión a nivel internacional.
“José Luis Sampedro habla de las empresas multinacionales en su libro El mercado y la globalización (2002) de la siguiente manera:” La tecnología moderna, con actividades que requieren instalaciones industriales muy costosas y complicadas, junto con las ventajas económicas de la producción a gran escala, promueve y a menudo impone, entre otras cosas, el desarrollo de grandes empresas con las que es muy difícil hacerlo.

Paraísos fiscales

Gracias a sus impuestos en los paraísos fiscales, las empresas tecnológicas estadounidenses se encuentran entre los mayores evasores de impuestos. Fuente: Fuente de Statista:
La riqueza de las grandes empresas mundiales está concentrada en manos de unos pocos, además de ser más ricas y dominantes que naciones enteras. Un importante estudio realizado en 2011 sobre la red global de corporaciones multinacionales encontró que sólo 140 empresas gestionan el 40 por ciento del valor de todas las multinacionales del mundo. Las instituciones financieras y bancarias constituyen la mayoría de estas fuertes multinacionales.

Poniendo más datos sobre la mesa, puede que no sea sorprendente que dos tercios del comercio mundial de bienes y servicios estén dominados en realidad por las empresas multinacionales. En otras palabras, son principalmente las empresas, no las naciones, las que llevan a cabo el comercio exterior. De este comercio realizado por las multinacionales, alrededor de un tercio es comercio intraempresarial entre establecimientos de la misma multinacional, pero cruza las fronteras.

Este exceso de influencia de las empresas privadas, que no están sujetas a la supervisión de los organismos públicos, demuestra que las multinacionales se mueven por todo el mundo manipulando la economía (y a veces la política) sin ser realmente entidades políticas ni tener objetivos sociales. ¿Es aceptable determinar el destino de un planeta creado por personas y seres humanos por estos gigantes económicos que se alimentan de dinero?

Dado que la influencia de las multinacionales va más allá de la dimensión económica e involucra la política, el medio ambiente, las esferas sociales y militares también… etc. etc. Tener sólo intereses económicos no implica estar en la periferia de nada más. Para obtener los números positivos deseados de varios ceros en las cuentas de la empresa, la política y la cultura también deben ser bien manejadas.

Por eso las grandes empresas multinacionales ejercen una inmensa presión sobre la política mundial para asegurar sus beneficios y aprovechar su lugar de poder. Como dice Laurent Carroué para LeMonde Diplomatique: “Las multinacionales occidentales han presionado enérgicamente en beneficio propio durante décadas y en un contexto cada vez más liberal sobre las reglas de organización de la gobernanza económica mundial, tanto a nivel nacional como continental y mundial, en particular en el FMI, la OMC, el Banco Mundial o la OCDE”.

Denuncia de la dominación de las empresas multinacionales

En una intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972, el Presidente chileno Salvador Allende se opuso a la influencia que habían adquirido ciertas empresas multinacionales y a la falta de control sobre ellas, lo que ponía en peligro la autoridad de los propios Estados. Estas fueron sus palabras:

El verdadero enfrentamiento frontal entre las principales empresas transnacionales y los Estados está ante nosotros. Las organizaciones mundiales que no dependen de ningún Estado y que no son responsables ni están gobernadas por ningún parlamento, ningún organismo que sirva al interés público, intervienen ante estos últimos en sus decisiones fundamentales (políticas, económicas, militares). En resumen, todo el sistema político del mundo está siendo destruido. No sólo las grandes empresas transnacionales atacan los intereses reales de los países en desarrollo, sino que en los países desarrollados donde tienen su sede, su acción incontrolada y abrumadora también está presente.
Realmente interesante: Discurso sobre las Multinacionales de Salvador Allende (1972)



Multinacionales en Occidente y Multinacionales emergentes

“Los países desarrollados controlan el 81% de las empresas y el 83% de las ventas de las 500 mayores multinacionales del mundo. Sin embargo, un nuevo orden económico mundial, notablemente más multipolar, se desencadena por el auge de los grandes países en desarrollo y la recesión estructural de los países desarrollados. En este” nuevo orden, “aparecen grandes empresas que podemos llamar” multinacionales en desarrollo, “l
El geógrafo y director de investigación del Instituto Francés de Geopolítica, París-VIII,

Laurent Carroué, recuerda que:
“Entre 2006 y 2010, el número de empresas de los países del Sur aumentó de 61 a 94 (+54%), debido principalmente al ascenso de China, cuyas multinacionales pasaron de 20 a 46. El capitalismo anglosajón, en cambio, se vio completamente afectado por la crisis: Estados Unidos pasó de 170 a 139 unidades y el Reino Unido de 38 a 29. En Rusia y en Asia Central, en África o en América Latina, la brasileña Vale, la india Tata, la rusa Gazprom, la china CNPC, Sinochem y CNOO en el campo de la energía, Lenovo en la informática y China Minmetals están acelerando sus inversiones.

Los flujos y acuerdos políticos y económicos entre el Sur y el Sur se están multiplicando, lo que hace crecer el comercio y la actividad económica entre los países que estaban en la periferia de la economía mundial hace unos decenios. El número y el volumen de esos movimientos es mucho mayor que el de las corrientes económicas occidentales, con grandes potencias que lideran el crecimiento del Sur, como el Brasil, China o la India.
La actual armonía política de este “bloque” de países hace que las grandes empresas de estos países vean grandes oportunidades de negocio y beneficios mucho mayores que los socios convencionales de Europa, América del Norte o Japón.

precio iphone 8


La crisis económica y financiera en Occidente y la aparición de países emergentes están animando a las empresas multinacionales del mundo desarrollado a tratar de hacerse con el control
Pero esta buena noticia para las naciones emergentes trae consigo una serie de inconvenientes para las poblaciones de estos países en desarrollo: abuso laboral, daños ambientales, más control que los gobiernos nacionales pobres … Sin embargo, “la creciente movilidad global de las grandes empresas hace difícil para los países en desarrollo mantener a estas empresas responsables de tararear, sin mecanismos de supervisión”.

Las multinacionales también están preocupadas, Pero, aunque son dominantes y dominan el destino del mundo, las corporaciones multinacionales tienen algunos problemas que enfrentar. Las grandes empresas se enfrentan a la oposición en el siglo XXI, como el sentimiento público, los actos de las ONG o la aparición de países emergentes. Las multinacionales tienen que buscar soluciones en los tres casos para hacer frente a las críticas, las denuncias y las demandas de reforma.

En escenarios como el de la Organización Mundial del Comercio (OMC), donde las economías en desarrollo esperan tomar el control, los países emergentes emergen como rivales de las multinacionales occidentales. Las prioridades de los gobiernos de los países en desarrollo chocan frontalmente con las de las grandes multinacionales.

La OMC es mucho más “democrática” que otras organizaciones extranjeras como el FMI o el Banco Mundial, aunque desde hace varios años experimenta un problema de importancia internacional (ha perdido el estatus y la prominencia que tenía antes). En la OMC se observa el principio de “un país, un voto”. Los países del Sur pudieron así oponerse a la lógica económica que las potencias occidentales trataron de imponerles.
Este conflicto entre los países occidentales y los países del Sur ha llevado, durante casi cinco años, a un estancamiento de las negociaciones para liberalizar el comercio mundial, conocidas como la Ronda de Doha (iniciada en 2001).

La opinión pública, los movimientos sociales y las ONG son otros frentes en los que las multinacionales deben luchar. Como guardián y corrección del comportamiento empresarial, estas fuerzas de “coerción moral” actúan.

Los actos de las ONG hacen que las multinacionales se den cuenta de que no son todopoderosas y que están sujetas a fuerzas que están más allá de ellas (en principio): el poder político, el poder judicial, el poder social… Se puede decir que las ONG se encargan de supervisar que en el desarrollo de sus movimientos empresariales, los empresarios se rijan por normas éticas y morales y que, por supuesto, se protejan los derechos humanos y medioambientales.

Las ONG siguen estando ahí para denunciar a las grandes multinacionales y proteger los intereses de los trabajadores frente a los delitos ambientales o la explotación laboral, y para recordarles lo importante que es cuidar el medio ambiente. En cierto modo, las empresas podrían andar por el mundo sin la acción de muchas ONGs, sin obstáculos morales, para realizar algún tipo de actividad de cualquier manera. Y esto es exactamente lo que sucede con las multinacionales, en ciertas situaciones.



Por último, la forma en que las multinacionales proceden influye en la opinión pública. Si bien es cierto que muchas de ellas esperan que estalle una crisis para arreglar las malas prácticas, no dudan en limpiar su reputación aplicando nuevas políticas cuando esto ocurre. Por ejemplo, se ha afirmado que Foxconn, el mayor fabricante mundial de componentes electrónicos, ha sobreexplotado a 300.000 empleados en la ciudad china de Shenzhen para producir teléfonos móviles para Apple, Sony y Nokia. Foxconn aumentó el salario de su personal después del suicidio masivo de algunos de los empleados. Este horrible acontecimiento sacudió el sentimiento público y dio a la empresa y a las multinacionales occidentales que subcontrataban sus servicios una imagen bastante mala.

NOTICIAS: Un periodista encubierto denuncia las condiciones de trabajo del fabricante chino del iPhone 5 (elPeriodico.com, 2012)

La empresa petrolera británica BP en el Golfo de México fue otro caso destacado vinculado a las multinacionales y a la opinión pública. Ocurrió el 10 de abril de 2010, cuando se hundió debido a una explosión en la plataforma petrolera Deepwater Horizon. Once empleados murieron, derramando 779.000 toneladas de petróleo crudo, lo que hace que sea el mayor derrame de petróleo de la historia.

Se produjo un derrame de petróleo no regulado de 6.500 km2, que amenazó las costas de varios estados de EE.UU. La opinión pública se refirió a la multinacional británica. BP fue considerada responsable del incidente por el gobierno de EE.UU. y tuvo que pagar por todos los procedimientos de limpieza y la reparación de todos los daños. La organización no dudó y se declaró culpable. No pudo perder más credibilidad.

NOTICIAS: BP se declara culpable y pagará 3.500 millones por el derrame en el Golfo de México (elpais.com, 2012)

Vemos que las corporaciones multinacionales no son inmunes a la influencia política y social de esta manera. Puede que no se dejen llevar o tengan una verdadera conciencia ambiental o social por los códigos éticos, pero harían cualquier cosa para vender sus productos y mantener una buena imagen. Un negocio con una imagen que es mala está destinado a fracasar. Las compañías multinacionales no se quiebran. Siguen ganando. Aunque a veces cometen errores, y los arreglan como mejor saben: con dinero en efectivo. Mucho dinero.

Las empresas importantes se van a otra parte

Las multinacionales, motivadas por el deseo de obtener el máximo beneficio, se han dado cuenta de que la reducción de los costos de producción es una de las mejores maneras de lograr su objetivo. ¿Cómo es posible reducir estos costos? Desplazando la fabricación a otro lugar, donde sea más barato fabricar.

Podemos ver el fenómeno de la reubicación representado en el siguiente mapa, que consiste en desplazar ciertas operaciones o procesos de una empresa a otros lugares, buscando una mayor rentabilidad para esas actividades. Se pueden reubicar actividades que requieren altas habilidades, como procesos informáticos, ingeniería o instalaciones especializadas, pero lo más común es reubicar las tareas más fáciles y pagar un salario más bajo por ellas.

deslocalización


Fuente: este post proviene de geopolitico, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Kaliningrado es una de las 47 oblast de la Federación de Rusia, y la única aislada del resto del territorio ruso, entre el Mar Báltico, Lituania y Polonia. Pero esta región no siempre ha estado dentro ...

La Nueva Ruta de la Seda, un gran proyecto que China pretende ganar peso como fuerza, fue lanzado por China. ¿De qué está hecho? Nueva Ruta de la Seda Un gran proyecto internacional iniciado por China ...

Desde que la carismática congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez lo propuso a principios de febrero de 2019 con otros miembros de su partido, el Nuevo Trato Verde (Green New Deal) se ha convert ...

Etiquetas: FeaturedReportajes

Recomendamos