comunidades

LA DUDA

Autor: JJRME (Terly)





LA DUDA

Duda insolente y caprichosa

que derramas sobre mí tu copa de veneno

y haces que navegue a la deriva

sin rumbo fijo mi velero.

Escucha el rumor del viento

que se pierde allá en el horizonte

y con él, mi suave bisbiseo

hecho pregunta, hecho queja, hecho lamento:

¿por qué me quieres naufrago de sueños

en la isla solitaria de la espera

si a mis relojes no les sobra el tiempo?

Sé que no se hará de nuevo luz

en el rincón de las sombras y el silencio

que, atrincherados en lo más profundo de mi ser,

se afanan por ser la fuerza de estos versos

de poeta añoso y resignado

a mantener su equilibrio sobre el suelo

con las raíces poco aferradas ya a la tierra

pero que lucha por salvarse en el naufragio,

mantenerse a flote, agarrado a su madero.

JJRME (Terly)

Fuente: este post proviene de Terly, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Autor: JJRME (Terly) CÁCERES, ¡QUÉ CIUDAD!... Las piedras que conforman su estructura, cada gota de lluvia que la baña, de su cielo, la luz de cada estrella y en las torres, cigüeñas que le cantan. ...

Autor: JJRME (Terly) LA DUDA Duda insolente y caprichosa que derramas sobre mí tu copa de veneno y haces que navegue a la deriva sin rumbo fijo mi velero. Escucha el rumor del viento que se pierde ...

Autor: JJRME (Terly) Con mi nieto Luca recién dormido TIEMPO AL TIEMPO ¿Que quien soy? lo quisiera yo saber, el que fui, ya no soy hace algún tiempo, creerás que estoy loco, ¿no es verdad? mas no e ...

Autor: JJRME (Terly) COGIDO DE SU MANO Envuelto por un viento siciliano y en este caso, viento es femenino, me he dejado arrastrar por el divino acento del melódico italiano. Siempre leal, cogido d ...

Etiquetas: Poemas de Terly

Recomendamos

Relacionado

Poemas de Terly

Autor: JJRME (Terly) LA ESPALDA DE UNA MUSA Me ha robado una musa la palabra, me abandonó la luz, reinó la niebla y me invadieron las oscuras sombras proyectando al espacio sus lamentos. La tormenta me arrastra hacia el naufragio y, aunque quiero, no puedo agazaparme, de sus restos me agarro a un gran madero mientras trago los polvos del silencio. La musa, de sus sábanas desnuda, no c ...