Cinefilias Ocultas Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Han Solo: Una historia de Star Wars, romántico forajido galáctico



Te pueden gustar o no, pero desde que Disney compró LucasFilm la mítica saga galáctica se ha revitalizado, de cara a las viejas y las nuevas generaciones. Por supuesto, no a todo el mundo le agrada lo que Disney está haciendo en el amplio universo de Star Wars, un amplio universo que no solamente está limitado a las películas. Gracias a ello la franquicia nunca ha caído en el más absoluto olvido, a pesar de la cantidad de años que han distanciado las trilogías.

Soy de los que opina que Disney está haciendo muy buen trabajo con las nuevas expansiones de la saga, incluido el spin-off Rogue One, por lo menos me gustan más que el episodio I, II y III. A Disney se le puede acusar de arriesgar muy poco e ir sobre seguro, algo relativo viendo lo que hicieron en Rogue One. Pero como casi todo en la vida, cada uno tiene sus gustos y no hay que convencer a nadie de lo contrario. Lo que está clarísimo es que Disney no va a dejar morir la franquicia galáctica, pues apenas con una semana en taquilla ya están planeando un spin-off del cazarrecompensas Boba Fett.


Hablando de Han Solo, después de los problemas con Chris Miller y Phil Lord en la dirección debido a las diferencias con el estudio, Ron Howard ha sido el encargado de expandir y dar mayor profundidad a los orígenes de uno de los personajes más carismáticos de toda la saga.
El personaje de Han Solo fue interpretado en la trilogía original por Harrison Ford, actor con una larga trayectoria como actor, pero que básicamente ha vivido de la fama de dos personajes, el de Han Solo y el de Indiana Jones. Han Solo fue ideado como un personaje más bien secundario dentro de la trilogía original, pero éste le ha reportado bastante más fama de la esperada inicialmente al rodar el episodio IV.

En cuanto a esta precuela del personaje, cuando se dió a conocer que Alden Ehrenreich (¡Ave, César!, Stoker) sería el actor que daría vida a la versión más joven de Han Solo, me quedé bastante desconcertado por el escaso parecido físico entre ambos, se parecen lo mismo que una castaña a una nuez, solo en el tamaño.


Aunque, de casos con actores físicamente tan distintos ya hemos visto con anterioridad. Uno de los casos más sonados y que dio bastante que hablar, fue el parecido entre Joseph Gordon-Levitt y Bruce Willis en Looper de Rian Johnson.
Por suerte, la esencia del personaje la han sabido captar muy bien y sintetizar adecuadamente en otro rostro distinto en una precuela a la que no hay que exigirle tanto. No voy a negar que el Han Solo de Alden no tiene el mismo carisma que el de Ford, pero ya sabemos lo malísimo que es idealizar en cualquier aspecto de la vida.
Creo que el personaje de Han Solo ha sido idealizado en exceso, con todo lo malo que ello conlleva. No me extrañaría en absoluto que sea el principal motivo por el que el film de Howard está recibiendo más varapalos que elogios.

Personalmente, me parece que Han Solo es una notable película de aventuras bien ejecutada combinando una puesta en escena moderna pero con el espíritu del cine de los 80, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que Ron Howard ha sido artífice de películas como Willow o Cocoon en la época. Bajo ese manto de cine despreocupado característico del cine ochentero, se esconden todos los tics clásicos de un western. Howard ha combinado el western con la ciencia ficción de corte futurista, que sin ser tremendamente original, me parece que ofrece muy buenos resultados.


La historia narra las pericias de Han Solo en el inframundo criminal, donde se encuentra con su futuro copiloto Chewbacca y con Lando Calrissian años antes de unirse a la Rebelión para luchar al lado de Luke Skywalker.

El guión de Lawrence Kasdan (En busca del arca perdida) escrito junto a su hijo Jonathan Kasdan no es que sea para tirar cohetes, pero creo que está bien conducido e hilado con bastante cariño y respeto por los personajes, decorados y espíritu de la saga. Han Solo es lo suficientemente entretenida para que los más de 130 minutos que dura la película se hagan pesados, de hecho, pasan en un suspiro.

En un universo tan pintoresco como es el de Star Wars, esta precuela tiene numerosos guiños a la primera trilogía sin necesidad de agobiar al espectador en cada plano con estridentes personajes como Jar Jar. Muchos de estos guiños se centran en Han y justifican el comportamiento de éste en los episodios IV, V y VI.

La película viene con el envoltorio de blockbuster, cierto, pero Howard concentra toda la acción necesaria en dos secuencias que no pasarán desapercibidas, desde luego, pero que equilibran perfectamente el conjunto sin necesidad alguna de apabullar al espectador durante el resto del film. Dichas secuencias son la del tren de carga que circula por la ladera y la de las minas, bastante memorables, para mí, lo han sido.

La banda sonora de John Powell (Shrek, Robots) apela a la intensidad característica de la saga y, por supuesto, al tema principal con algunos arreglos para desmarcarse un poco de la pieza original compuesta por John Williams (Superman, E.T. El extraterrestre) para la saga original.


Entre el reparto contamos con un magnífico Woody Harrelson (2012, Defendor) en un papel que hace de mentor, muy propio del western. Su sobreactuada interpretación que tanto le ha acompañado y caracterizado a lo largo de su carrera aporta el tono cómico que necesita la película. En cuanto a la actriz de Juego de Tronos, Emilia Clarke que se ha hecho famosa por dar vida a Daenerys Targaryen en la serie, pone la gota de romanticismo a la historia, pero sin llegar a empalagar. Y Alden Ehrenreich (¡Ave, César!, Stoker) se pone en la piel de Solo, que como he dicho, lo más destacable no es la interpretación del actor, pero sí la esencia que desprende su personaje en pantalla y encaja perfectamente en el conjunto.

Creo que Han Solo es muy disfrutable sin ponernos barreras ni objetivos que cumplir y que difícilmente alcanzarán personajes interpretados por actores de épocas pasadas en las que nuestra mente y corazón eran mucho más susceptibles a cualquier encanto que pudieran transmitir. Así que no acabo de entender tanta crítica negativa a la película, es cierto que no es el summum de la saga, pero las múltiples referencias al amplio universo, se expande muy adecuadamente un poco más con la presente precuela a la que no hay que exigirle demasiado, por mucho que algunos se empeñen en ello.



Fuente: este post proviene de Cinefilias Ocultas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Clara, romance estelar

En esta 51ª edición del Festival de Sitges otra de las obras a destacar y de la que, para bien o para mal, no se está oyendo comentar nada al respecto, ha sido Clara. Dirigida por Akash Sherman, su re ...

White Chamber, Neutrex futura

White Chamber es la tercera película del cineasta Paul Raschid, a priori, el film contiene los ingredientes esenciales para haberse convertido en la película predilecta de ciencia ficción minimalista ...

Apostle, adoctrinamiento religioso

Gareth Evans llega a la sección oficial a competición de la 51ª edición del Festival de Sitges con Apostle, una película que será distribuida por Netflix en nuestro país a partir del próximo día 12 de ...

What Keeps You Alive, bosque mortal

Colin Minihan presenta en esta 51ª edición del Festival de Sitges, su cuarto largometraje, What Keep You Alive. Un título que podría llegar a ser más revelador de lo esperado, por suerte, es improbabl ...

Recomendamos