La huella de mi sendero Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Empieza la búsqueda...

Hermosa chica en traje de hojas de otoño sobre fondo abstracto viento Foto de archivo - 15919951

ESPERANZA




Un día muy con mucho sol, me encontraba en mi puesto de vigilancia, solo, aburrido, deprimido. Mire al cielo y el calor sofocante solo me devolvió sudor en mi frente. Y estando ahí, sin espíritu, abatido como estaba, le pedí al universo una señal, un camino a seguir, porque mi vida parecía que se perdía en la bruma del tiempo.
Entonces, quiso la fortuna que apareciera un colibrí volando cerca de mi hombro derecho.
El colibrí revoloteaba frente a una hoja de una maceta cercana. En la hoja había una pequeña oruga.
- Este mundo es terrible. Solo, sin agua que apague la sed, sin nada que comer, solo tierra y esta hoja seca.
- ¡Pero si el mundo está lleno de sorpresas, mares interminables, montañas gigantes, árboles , pasto y flores! - contestó el colibrí.
- ¡Eso son mentiras! - respondió enfadada la oruga.
- Cómo puedes hablar así, si solo has vivido aquí, en un pequeño lugar encerrado. Necesitas volar para poder conocer lo maravilloso del mundo. Y mientras lo hagas tal vez encuentres un lugar donde ser feliz.
La discusión continuó durante horas y tanto insistió el colibrí a la oruga en que debía recorrer el mundo que finalmente la pequeña oruga decidió enroscarse en un capullo, y en poco tiempo surgió una pequeña mariposa.
- Bien amigo colibrí, muéstrame aquello en lo que tanto insistes.
Volaron por mares, montañas y bosques y la pequeña oruga convertida en mariposa, con las lágrimas en los ojos, le dijo al colibrí:
- ¡Qué pena no haber conocido todo esto mucho antes solo por mi terquedad!
Mi turno llegó a su final, el sol se empezó a ocultar durante el atardecer, y yo, pensativo, regresé a mi casa. A pesar de estar muy cansado, no pude dejar de pensar en ese pequeño colibrí. Durante la noche solo soñé con aquel colibrí, y me pregunté, cuántas montañas, mares o bosques, había que no conocía aún. ¿Y si existe algún lugar lejano donde pueda ser feliz? - me pregunté en voz alta.
Al día siguiente renuncié a mi trabajo y empecé mi búsqueda y aunque aún sigo buscando, sé que lo peor que puedo hacer es quedarme a mi pequeña hoja por no salir a buscar mi felicidad.
Porque si es cierto eso de que la felicidad está a la vuelta de la esquina, nunca la encontrarás si no te asomas a ella.
lUIS FRANCISCO









Fuente: este post proviene de La huella de mi sendero, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Volvamos a inventarnos...

Y ahora cambia la palabra "día" por semana, por mes o por año... Eso te deseo para el 2.016... un nuevo reto cada día, semana o mes... Que tu inventes y que te haga feliz... ¿¿¿Te animas?? ...

Pues eso...

Para los que os seguís asomando a este blog, para los felices, para los tristes, para los amigos, para los que han dejado de serlo, para los esperanzados, para los deprimidos, para los serios, para ...

¡Ay!... esas ilusiones...

No rechaces tus sueños. Sin la ilusión el mundo qué sería... RAMÓN DE CAMPOAMOR Lo mejor de la vida son las ilusiones. HONORÉ DE BALZAC -La ilusión no se come-dijo ella. -No se come, p ...

El tiempo es vida.

Existe una cosa muy misteriosa, pero muy cotidiana. Todo el mundo participa de ella, todo el mundo la conoce, pero muy pocos se paran a pensar en ella. Casi todos se limitan a tomarla como viene, sin ...

Recomendamos