Entretenimiento

civilizaciones antiguas y ufologia Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

El repentino descenso de la población del Neolítico fue el resultado de una guerra brutal

Una súbita y dramática caída en el número de varones humanos que vivían en Europa, África y Asia hace 7.000 años es evidencia de una guerra brutal que abarca múltiples generaciones, según sugiere un nuevo estudio.



El llamado "cuello de botella del cromosoma Y neolítico" es evidencia de un momento en el que la diversidad genética humana se redujo notablemente, concluye el informe, escrito por un equipo de investigadores liderado por Tian Chen Zeng, un estudiante de sociología de la Universidad de Stanford en California.

Aparece en el curso de los siguientes 2.000 años, la población masculina del Viejo Mundo cayó en picado a la vigésima parte de lo que había sido antes.

El informe, publicado en la revista científica Nature, explica: "Un abrupto cuello de botella poblacional específico de los machos humanos ha sido inferido a través de varias poblaciones del Viejo Mundo (África, Europa, Asia) 5000-7000 BP."

El Sr. Zeng y su equipo creen que el colapso de la población fue el resultado de un período sostenido de batallas entre clanes rivales, cuya composición estaba determinada por ancestros masculinos.

Los científicos llegaron a sus conclusiones utilizando el ADN moderno y no pudieron llegar a la conclusión de cómo las tribus podrían haber combatido, pero los restos neolíticos sugieren que las tribus europeas chocaron con palos, hachas y flechas hace unos 5.500 años.

Al observar los patrones genéticos en los humanos modernos, los investigadores concluyeron que la caída sólo fue presenciada en los hombres, específicamente en el cromosoma Y, que los padres transmiten a sus hijos.

Esa conclusión indicaría que un gran número de hombres están muriendo antes de tener hijos, lo que indica que el cuello de botella es el resultado de un prolongado período de guerra.

Esto sugirió que un gran número de hombres estaban muriendo antes de tener relaciones sexuales y tener hijos, lo que llevó a los investigadores a sugerir que podría ser el resultado de generaciones de guerra.

La situación puede haberse agravado por el cambio de un estilo de vida nómada, cazador-recolector, a un estilo de vida más asentado basado en la agricultura y la ganadería, que tuvo lugar hace unos 12.000 años.

Como resultado, la gente comenzó a vivir en clanes patrilineales, dentro de los cuales todos los hombres, a diferencia de las mujeres, que pueden haberse casado con el grupo, estaban relacionados entre sí, lo que significa que tendían a tener los mismos cromosomas Y.

Como resultado, la guerra repetida podría resultar en la aniquilación de muchos linajes masculinos y consecuentemente de sus cromosomas Y únicos, impactando drásticamente la diversidad general.

Los signos de agresión violenta son evidentes en los restos humanos en toda Europa, incluida Gran Bretaña.

Específicamente, un número de heridas de cabeza curadas encontradas en restos británicos parecen haber sido infligidas usando armas tipo palo, o posiblemente hachas de piedra.

Los investigadores especulan que las fracturas sin curar infligidas muy cerca de la hora de la muerte son consistentes con una mezcla de fuerza aguda y traumatismo por objeto contundente, posiblemente infligido con hachas de piedra.

Es probable que las tribus neolíticas compitieran por el territorio, así como por los escasos recursos como la comida y la vivienda.

Para poner a prueba sus ideas, los investigadores idearon simulaciones por computadora en las que los hombres luchaban y morían.

Como se predijo, las guerras entre clanes patrilineales redujeron la diversidad del cromosoma Y con el tiempo, mientras que conflictos similares entre clanes no patrilineales no lo hicieron.

Fuente: este post proviene de civilizaciones antiguas y ufologia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos