Relatos de tinta-e Idea guardada 19 veces
La valoración media de 71 personas es: Muy buena

El árbol invertido

Aprovecho el Día Internacional de los Bosques para hablar sobre el baobab. Este curioso e imponente árbol adorna el paisaje de diversas regiones del África tropical, la península arábiga y Australia.

El baobab, también conocido como "el árbol mágico", "el árbol medicina" o "el árbol plantado al revés" es del género Adansonia. Su altura oscila entre los 5 y los 30 metros y el diámetro del tronco supera los 11 metros. Existen hasta ocho especies de baobabs, siete de ellas se encuentran en África y una en Australia.


La avenida de los baobabs en Madagascar
El baobab por excelencia crece en todas las zonas semiáridas del África continental. Solo en el Sahel hay cuatro tipos de esta especie. ¿Sabías que El Principito de Antoine de Saint-Exupéry trata a estos árboles como la mala hierba o que este gigantesco árbol de flores efímeras y frutos carnosos puede vivir más de 1.500 años?

Lo cierto es que resulta complicado estimar la edad exacta de los baobabs. Los anillos de crecimiento son muy sutiles y desaparecen cuando el árbol envejece.

Cuenta una leyenda que los baobabs eran unos árboles tan presumidos que un Dios les dio la vuelta, por eso se dice que ahora las ramas del árbol están enterradas y las raíces crecen hacia arriba.

Su característico tronco tiene forma de botella y es ahí, en su interior, donde almacena grandes cantidades de agua, hasta más de seis mil litros. Del baobab se aprovecha todo, desde las hojas, la corteza, las raíces, las semillas, hasta los frutos. El aceite contenido en las semillas de sus largas vainas es comestible y sus hojas tienen fines medicinales.


Baobab en África continental
El tronco sirve de alimento para el ganado en los periodos de sequía, la madera del baobab se utiliza para construir embarcaciones y el fruto, una baya seca con forma alargada, destaca por su alto contenido en vitamina C, tiamina y fibra dietética. Es, además, antifebril, antihemorrágica, antiinflamatoria y cicatrizante. Interesante, ¿verdad?


El fruto del baobab
Fuente: este post proviene de Relatos de tinta-e, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Nadie nace siendo racista

La clasificación del racismo es muy compleja, existen dos tipos: macrorracismo y microrracismo. El macrorracismo hace referencia a todas aquellas expresiones y actitudes abiertamente racistas como pu ...

El árbol del Rockefeller Center

La Navidad siempre llega a Nueva York con el tradicional encendido del árbol del Rockefeller Center. Este año, el popular y robusto abeto noruego mide 23,4 metros y pesa 14 toneladas. 50.000 luces de ...

Curiosidades sobre el Mar Muerto

El Mar Muerto, que se encuentra entre las fronteras de Jordania, Israel y Cisjordania, es en realidad un lago cuyas orillas se encuentran a más de 400 metros bajo el nivel del mar. Los únicos seres v ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

LEER

EL PRINCIPITO

EL PRINCIPITO EL PRINCIPITO – Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor. Tengo una seria excusa: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otra excusa: esta persona mayor es capaz de entenderlo todo, hasta los libros para niños. Tengo una tercera excusa: esta persona mayor vive en Francia, donde pasa hambre y frío. Verdaderamente necesi ...

Castilla y León Con niños Espacio natural ...

Visitar el Sabinar de Calatañazor (Soria), un bosque de la prehistoria

La tozudez hecha árbol © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Si hay algo más terco que una mula seguro que es una sabina albar. Solo así se explica que vivan donde viven y que, además, lleguen a alcanzar edades de cuento. Me refiero, en concreto, a la especie Juniperus thurifera, una joya botánica a la que no suele darse mucho lustre pero que tiene, sin embargo, maneras -y maderas- de s ...