Cine de Patio Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Demonios tus ojos

Oliver, director de cine, descubre por accidente que su hermana Aurora es la protagonista de unos videos pornográficos que encuentra en la red. Vemos cómo su relación con ella se complica a raíz de este hecho en una película profundamente incómoda y perturbadora, sobre el voyeurismo y la intimidad o la falta de la misma, y de las fronteras entre la naturalidad y la perversión. La química entre los protagonistas funciona, tanto Ivana Baquero, entre la inocencia y la culpa, como Nicolás Coronado, seductor pero inquietante, son solventes y le prestan humanidad a dos personalidades complejas y no siempre fáciles de comprender. Es una obra dura y provocadora, llena de tensión, que merece la pena verse a pesar de algunos tiempos muertos en la acción.

Puntuación @cineEnCines: 7/10



Fuente: este post proviene de Cine de Patio, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Aguas oscuras

Un material de uso cotidiano pasa a convertirse en una especie de maldición universal gracias al desatino de una gran corporación química. En forma de drama legal se nos desvela tal amenaza contra nue ...

Lucy in the sky

Natalie Portman, Jon Hamm y Dan Stevens son el reclamo principal para adentrarse en este largometraje, que a pesar de contar con su presencia, y algún que otro nombre destacado, es altamente prescindi ...

Sinuhé, el egipcio

Algo en esta superproducción hollywoodense de 1954 no acabó de funcionar del todo bien. Se había logrado reunir un atractivo número de talentos, ¿qué podía salir mal?: la dirección del gran Michael Cu ...

El método Kominsky (2ª Temporada)

Aunque parezca mentira, dada la avanzada edad de los dos protagonistas, esta segunda temporada demuestra que todavía les queda cuerda para vivir unas cuantas emociones nuevas, ya sean románticas o pro ...

Recomendamos