comunidades

Cómo abrir un candado sin llave ni ganzúa

Cómo abrir un candado sin llave ni ganzúa

Cómo abrir un candado sin llave? ¿y sin ganzúa? No te lo creerás pero se puede, de manera fácil, rápida y únicamente con la ayuda de una lata de refresco y unas tijeras. Este vídeo que traigo es muy explicativo, y viene de la mano del canal de Youtube Luis C. Galán el cual nos encanta y es muy interesante.

Se trata de un truco fácil con el que conseguiremos “hackear” el pequeño mecanismo que tiene al accionar la llave.

Cómo abrir un candado sin llave ni ganzúa


Aquí podemos ver el mecanismo que vamos a “hackear”

Cómo abrir un candado sin llave ni ganzúa


Todo esto lo haremos con un trozo de lata de refresco, que tendremos que cortarla en forma de T tal que así.

Cómo abrir un candado sin llave ni ganzúa


Envolvemos este trozo de metal alrededor del arco en su parte exterior, introducimos el saliente de la T y giramos alrededor del arco hasta que suene un leve “click”. Huelga decir que se debe tener especial cuidado al cortar la lata, es bastante peligroso, un trozo de éstos mal avenido puede hacernos mucho pero que mucho daño.

Es una sencilla manera de saber cómo abrir un candado sin llave ni ganzúa para una situación de emergencia o, por simple curiosidad, aburrimiento, etc. Con esto quiero decir que esta información debe tomarse con fines lúdicos y/o benevolentes, no nos responsabilizamos de su uso fraudulento.

Sin más dilación dejo aquí abajo el vídeo, espero lo disfrutes



.

Fuente: este post proviene de Blog de Frankhowto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

En la actualidad son muchas las recomendaciones que tiene la persona para poder consumir alimentos y medicinas de manera adecuada, sin que ocasione afectaciones al cuerpo humano, sobre todo cuando exi ...

Recomendamos

Relacionado

LEER

EL EXORCISTA William Peter Blatty A mis hermanos Maurice, Edward y Alyce, y a la querida memoria de mis padres. Y bajando Él a tierra, le salió al encuentro un hombre de la ciudad poseído de los demonios… Muchas veces se apoderaba de él [el espíritu], y le ataban con cadenas y le sujetaban con grillos, pero rompía las ligaduras… Preguntóle Jesús: ¿Cuál es tu nombre? Contestó él: Legión ...