El Ukelele Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Carly Rae Jepsen – Dedicated

Carly Rae Jepsen se quitó hace ya tiempo el cartel del artista de one hit wonder. E-MO-TION fue un gran disco que ahora se ha visto superado por Dedicated. ¿Es la canadiense la nueva reina del pop?

Cuatro años después de E-MO-TION, Carly Rae Jepsen ha dado un nuevo salto con Dedicated, un disco que refleja su creciente madurez como compositora y en la que plasma las tendencias sonoras del pop contemporáneo. Este trabajo es tan bueno que me he permitido no seguir el orden de las canciones en la reseña. El álbum permite (y de primeras así debe ser) una escucha en orden, desde la primera canción hasta la decimotercera, pero a partir de un determinado momento, Dedicated dibuja rutas alternativas, caminos entrecruzados que no hacen sino ampliar y mejorar la experiencia.

En 2019, Jepsen ha cambiado la profunda inmersión en la nostalgia de los ochenta que supuso E-MO-TION, por un enfoque más actualizado que se muestra en cortes como “No Drug Like Me” y “Automatically in Love“, donde los sintetizadores y las cuerdas le ganan al pop tropical, a la vez que la de Vancouver le añade sofisticación a sus letras. Esto no es óbice para que algunos de los momentos más potentes del álbum ignoren lo que está de moda, primando las sensaciones y buscando una experiencia completa que no rompa con el pasado. Desde su percusión de sintetizadores hasta sus coros vocoder y su solo de saxo de cierre, “Want You in My Room” demuestra que Jepsen sigue siendo la mejor elaborando canciones pop que son tan contagiosas porque son estrafalarias, únicas. Además, los sencillos “Julien” y “Too Much” revelan una nueva faceta de Jepsen. Sonoramente, “Julien” cuenta con teclados y ritmos house que parecen bailar con las robóticas voces del fondo. Por su parte, “Too Much”, destaca por una melodía que se salta y que evoluciona a través de voces armonizadas y suaves pads de batería. Jepsen eleva el ritmo en otras fases, trayendo al primer plano prescribiendo chutes de energía como “I’ll Be Your Girl” y “Feels Right“. En la primera, las voces, que son casi gritos, se complementan perfectamente con el bajo y la batería; y en el estribillo de la segunda, Jepsen y Asa Taccone, explotan e irradian un sentido de liberación único. Pura tensión emocional.

Quizá Dedicated no sea tan pegadizo como E-MO-TION a la primera escucha, pero con el paso de estas sí que resulta más grande, más completo. Cortes como “Right Words Wrong Time” y “For Sure” adoptan un enfoque minimalista que se inclina hacia la producción sophisti-pop, desviándose del estilo habitual de baile disco. Esa grandeza se ve reflejada en otras fases del álbum, porque si bien tenemos temas que escupen fuego, otros reflejan un espíritu cándido y reflexivo. Por ejemplo, los pianos del álbum aparecen en las pistas más relajadas. Ocurre en “Everything He Needs“, con ese toque de jazz, y en “The Sound“, en donde subrayan la vulnerabilidad que transmiten las letras en pasajes como: Love is more than telling me you want it. Por otro lado, los sencillos “Now That I Found You” y “Party For One” bien podrían ser cortes de sus obras anteriores, canciones hechas para ser quemadas en las emisoras de radio. “Happy Not Knowing” también puede entrar dentro de este grupo, sobre todo porque es una canción refrescante y breve, una pista en la que vuelve a mostrar sus sentimientos: I turn your love away ’cause I want to sleep at night / It’s just like my broken heart is my coibi. Sin embargo, la audacia que Jepsen destila en pistas como “Real Love“, que cierra el LP, muestra cuán ingenioso es el enfoque de la artista a la hora de escribir, y cómo su talento la han llevado mucho más allá de lo que cabía esperar. El apasionante cansancio de su voz mientras pronuncia The world is going crazy / And it feels like I just dont know who to trust sometimes resulta doloroso. Los pesados sintes repican todo el tiempo mientras continúa construyendo la pista, creando la tensión necesaria para alcanzar el estribillo en el punto más alto del desarrollo. Y cuando uno espera una avalancha de sintetizadores… Jepsen opta por retirarlo todo, poniendo el foco sobre su voz mientras confiesa conmovida: But I dont know a thing about it / All I want is real, real love.  Un final a la altura del disco.

El título de este álbum no miente, refleja la dedicación de Jepsen para elevar el listón del dance-pop y el synthpop a través de una composición magistral y la fusión de subgéneros como el R&B, el electro y el funk. Dedicated va a ser uno de los grandes discos del año, un álbum que eleva a Carly Rae Jepsen al Olimpo de la música pop. La canadiense hace tiempo que come en la mesa de las grandes.



Fuente: este post proviene de El Ukelele, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Kim Gordon – No Home Record

El estreno en solitario de Kim Gordon se ha convertido en uno de los discos más potentes del año. No Home Record, propulsado por estridencias y cuchilladas, se mete de lleno en el córtex cerebral dest ...

Recomendamos