La Calle TV Idea guardada 1 veces
La valoración media de 1 personas es: Buena

Aprender a perder: la inteligencia emocional detrás del fútbol

Perder es uno de los mayores temores para quienes celebran la fiesta del Fútbol, mientras ganar es el mayor anhelo, hay que comprender que no siempre se sale triunfador. En este sentido lo ideal es gestionar la derrota, lo que significa aprender a perder.

El deporte rey genera diferentes emociones tanto en los jugadores como en los fanáticos a los equipos. El fútbol implica pasión: alegría, anisedad, temores, tristeza y hasta frustración.

La inteligencia emocional es fundamental como preparación y definitivamente la requieren tanto los astros del fútbol como los hinchas. Es la capacidad para conocer las propias emociones, reconocer el sentimiento en el acto para así guiarlo evitando dejarse llevar por pasiones desbordadas que se traducen en respuestas y acciones negativas.



Esto significa “controlar” (conocer), las emociones y drenarlas de manera positiva.

El mundo del deporte está lleno de ansiedad, presiones, estrés y agresividad, son emociones negativas que afectan el desempeño de los jugadores.

Todo deportista, tiene en la inteligencia emocional, la oportunidad para entregarse al 100% y rendir al máximo. Un excelente desempeño en la cancha no debe estar separado de la serenidad y de la confianza porque sin duda afectará el resultado final.

Esto lo pudimos evidenciar con una de las más grandes estrellas del Fútbol; Zinedine Zidane, en su carrera deportiva brillante y tormentosa a la vez, y especialmente en su lamentable despedida como jugador en Alemania 2006.

Las habilidades de la inteligencia emocional son: autoconocimiento, autocontrol, automotivación, empatía y habilidades sociales.

Entrenar y mejorar la inteligencia emocional son las piezas claves del éxito deportivo. Gestionar la derrota (aprender a perder) es indispensable en cualquier disciplina de competición.

El Fútbol, ha sido escenario de “desencuentros entre jugadores”, y los fanáticos se han hecho eco desproporcionado de las rivalidades naturales entre las selecciones.

El Mundial Rusia 2018, ha mostrado una cara lamentable acerca del tema. Varias grabaciones han dado la vuelta al mundo en las cuales grupos y particulares fanáticos del fútbol, sin ningún tipo de pudor, hacen gala de su intolerancia y desconocimiento de una buena gestión de sus emociones.

El espíritu deportivo debe permanecer en las canchas y sería muy sano que se trasladara de múltiples maneras a los hinchas.

Y aunque cada quien debe responsabilizarse por sus actos, valdría la pena que se instruya a los seguidores fanáticos. Apoyar a una selección no debe admitir abusos a otras. Así como existen reglamentos sancionatorios a comportamientos inadecuados, también se debería proporcionar más educación sobre el manejo de las emociones que pueda estar respaldada y promovida por entidades deportivas.

La inteligencia emocional se aprende. Perder es necesario para tomar más impulso, crecer y volver a ganar con mayor sabor a gloria. Se trata de un ciclo. Si no se puede entender se  evidenciará en agresiones de todo tipo e indica, a nivel psicológico, una profunda ignorancia del control de sí mismo.

Atamayca Jiménez

The post appeared first on La Calle TV.

Fuente: este post proviene de La Calle TV, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Matthew McConaughey, de actor a profesor

Matthew mcconaughey and viggo mortesen #viggomortensen#Matthewmcconaughey A post shared by leto.matthew.mortensen fan (@ghazaleh.jaredleto.matthew_fan) on Oct 15, 2019 at 1:00am PDT El talentoso y ...

Recomendamos